jueves, 28 de junio de 2012

El Tribunal Supremo ratifica el ObamaCare

 Associated Press:
The Supreme Court on Thursday upheld the individual insurance requirement at the heart of President Barack Obama's historic health care overhaul.

The decision means the huge overhaul, still only partly in effect, will proceed and pick up momentum over the next several years, affecting the way that countless Americans receive and pay for their personal medical care. The ruling also hands Obama a campaign-season victory in rejecting arguments that Congress went too far in requiring most Americans to have health insurance or pay a penalty.

Breaking with the court's other conservative justices, Chief Justice John Roberts announced the judgment that allows the law to go forward with its aim of covering more than 30 million uninsured Americans.

The justices rejected two of the administration's three arguments in support of the insurance requirement. But the court said the mandate can be construed as a tax. "Because the Constitution permits such a tax, it is not our role to forbid it, or to pass upon its wisdom or fairness," Roberts said.

The court found problems with the law's expansion of Medicaid, but even there said the expansion could proceed as long as the federal government does not threaten to withhold states' entire Medicaid allotment if they don't take part in the law's extension.

The court's four liberal justices, Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Elena Kagan and Sonia Sotomayor, joined Roberts in the outcome.

Justices Samuel Alito, Anthony Kennedy, Antonin Scalia and Clarence Thomas dissented.
Todos los ojos estaban puestos en el Juez Anthony Kennedy y al final, contra pronóstico, el "traidor" ha sido John Roberts.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Como leí por ahí, tal vez John Roberts tuvo miedo de pasar a la historia como el Roger Taney del siglo XXI (por supuesto, es difícil comparar la esclavitud con el sistema de salud entre).

Antxon, ¿quién crees que gana con esto? ¿Obama, Romney, tal vez Roberts?

Saludos

Sebastián Sarmiento
Bloomington, Indiana

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Creo que todos ganan y todos peirden. Obama se asegura cobertura positiva en los medios durante unos días, recueprar un poco la iniciativa, e insuflar ánimo a su campaña y a su Presidencia. Además de que ha logrado salvar un poco el sentido de su Presidencia y el valor de su legado.

A Romney la decisión le otorga un importante arma política de aquí a noviembre, la promesa de revocar el ObamaCare, porque el ObamaCare es por lo general impopular. Las bases irán a votar porque es ahora el único mediod e combatir el ObamaCare, y en cuanto a los independientes, si la campaña se convierte en un referendum sobre el ObamaCare, Obama tendrá problemas. 2010 fue un referéndum sobre el ObamaCare.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Y de John Roberts, no sé. A saber con qué lo han amenazado...

De todos modos no deja de ser un hombre del establishment, un hombre de Washington. Al fin y al cabo Bush lo puso en parte porque fallaba mucho a favor del gobierno en casos de lucha contra el terrorismo y libertades en una época muy concreta...

Pedrito de Andía dijo...

Mala noticia, pero ya la intuía.
Aprovecho para decir que admiro a Clarence Thomas. Éste sí es un negro humilde, de verdad (no como Obama), hecho a sí mismo a través del trabajo duro. He leído en el National Review su voto particular (dissent, en inglés) y, aunque me ha costado entenderlo porque no estoy muy familiarizado con el vocabulario jurídico americano, muestra un razonamiento impecable.

Anónimo dijo...

Gana Estados Unidos fundamentalmente. La sanidad más cara con la peor eficiencia del mundo, es probable que si todo esto fragua y no llega Romney en noviembre estos datos mejores exponencialmente.