miércoles, 27 de junio de 2012

Romney y Christie, juntos





Mitt Romney y Chris Christie fueron pillados ayer saliendo por separado por la puerta de atrás del Hotel Renaissance de Woodbridge, en New Jersey. Pero tranquilos, no hay nada. Solo era una recaudación de fondos.

2 comentarios:

Pedrito de Andía dijo...

Larry Brinkin, el mayor activista homosexual de California, "icono gay" norteamericano y pro-Obama, ha sido detenido por posesión de pornografía infantil.
Durante los 22 años que estuvo en la Comisión de Derechos Humanos de San Francisco, Brinkin encabezó todas las reivindicaciones por la conquista de supuestos derechos homosexuales. Hasta tal punto era adorado por el mundillo "progre/liberal" que en 2010, la Junta de Supervisores de la ciudad declaró que la primera semana de febrero sería “la Semana Larry Brinkin” en su honor. En la actualidad, Brinkin es el presidente de la Asociación Californiana de Organizaciones de Derechos Humanos.

Pues bien, "fuentes de la Policía han confirmado que en la cuenta de correo electrónico de Brinkin -una cuenta de pago que había sido abonada con una tarjeta de crédito del propio Larry Brinkin- hay mensajes que incluyen fotografías de abusos sexuales a niños de 3 años y comentarios racistas y supremacistas en un correo en el que la víctima era un niño negro".

Por supuesto, pirados y locos los hay en todas partes, en todas las tendencias políticas y en todos los colectivos. Pervertidos, también. Pero llama la atención lo mucho que se airea cuando el afectado es, por ejemplo, sacerdote católico, o senador republicano, o etc. En cambio, al caso Brinkin apenas se le está dando difusión en los mass media. Ya sé que no tiene nada que ver con la noticia, pero lo traigo al blog porque puede ilustrar bien ciertos vicios de los medios estadounidenses que, salvo excepciones, están bastante escorados, como vimos en la anterior campaña presidencial.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

No lo conozco.

Lo de los medios está claro. Están empeñados en convertir USA en un país súmamente vulgar, tan vulgar como los demás.