miércoles, 13 de junio de 2012

Boston decide de lo que habla y con quién habla


*** Running out the clock: With less than five months until Election Day, Mitt Romney and his team are running a campaign that would make Dean Smith (and his Four Corners offense) or Jim Tressel (and his grind-it-out gameplan) proud. If you're ahead -- or within striking distance -- against a talented opponent, you start running out the clock. Take, for instance, Romney's reply yesterday to a reporter’s ropeline question about whether he thought Democrats were taking his recent remark firefighter and police jobs out of context. "I'm not going to talk about that," he said. (Romney also has ducked reporters’ ropeline questions on Syria, JP Morgan, and even Wisconsin.) Or consider all the interviews he does with FOX (especially its cherry-picked programs vs. its newsier anchors) compared with other news outlets. Or think about the fact that the Romney camp isn't planning (for now) on delivering any new policy speeches. The message Team Romney is essentially giving: “We're going to talk about what we want to talk about -- and to whom we want -- and not talk about the rest.”
La inquebrantable disciplina en el mensaje en el último mes, con pocas ruedas de prensa del candidato, con entrevistas solo a medios afines, evitando foros hostiles, ha situado a Boston en una posición que le permite hablar de lo que quiere hablar cada día. Es lo que tiene contar con la seguridad de que tendrás dinero suficiente para propagar tu mensaje intacto, y no tener que andar arrastrándote por todos los talk shows para que se te escuche y justificarte ante todas las cabezas parlantes que tienen que interpretar lo que dices (recordad la exposición continua de McCain a medios demócratas, y la ausencia total de Obama en medios no demócratas en 2008).

También hay que señalar, aunque pasa algo desapercibida, la ventaja de ser un ex-Gobernador en lugar de un Gobernador o un Senador en ejercicio. Se reduce mucho el riesgo de sufrir cualquier eventualidad (recordad cuando a cinco o seis semanas de las elecciones McCain suspende la campaña para regresar a Washington, DC a negociar el plan de rescate de Wall Street, que cayó fatal en las bases conservadoras, o las críticas a Kerry en 2004 por sus ausencias del Senado) y se hace más fácil escribir el guión de cómo quieres que sea tu campaña. 

* la expresión "to run out the clock" significa dejar correr el tiempo. Se utiliza en algunos deportes, cuando a un equipo le vale el resultado y pierde el tiempo entreteniendo la pelota.