martes, 4 de septiembre de 2012

Chicago no renuncia a Carolina del Norte

Mark Halperin (TIME):
This is their weakest battleground state. You ask any Republican strategist at the RNC or the Romney campaign, is North Carolina in play? They say it’s not. The President’s advisers disagree. They think this state has their best organization. The combination of young voters, African-American voters, a rising Hispanic population, Charlie’s right, they’re going to keep it in play until the end, relatively cheaply. I don’t know that they’ll spend TV money here the way they will in the other battlegrounds but the ground game here will be big. And, like most of the battleground states, some surge at the end on either side could make the difference.
Chicago tiene 49 oficinas de campaña abiertas en Carolina del Norte y espera utilizar los tres días de convención para reclutar nuevos voluntarios y ampliar la operación. Pero le falta respaldo orgánico más allá de su propia operación. Carolina del Norte no está en el Top 20 de los sindicatos; cuenta con menos de 200,000 afiliados a sindicatos, que representan menos del 10% de la fuerza laboral del estado. Un electorado demasiado libre y eso es un problema para los demócratas.

Además hay elecciones a Gobernador el mismo día que las presidenciales. El favorito es el popular ex Alcalde republicano de Charlotte, Pat McCrory, que cuenta con una buena organización propia y evitará que los republicanos se queden en casa como hace cuatro años, cuando la elección a Gobernador no era una motivación extra para ir a votar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No le veo la rentabilidad electoral. Carolina del Norte la ganaron los demócratas con un 0'3% de ventaja (uno 13.000 votos nominales)cuando la ventaja nacional de Obama fue de 7 puntos. No le veo mucho sentido a competir en un estado tan tradicionalmente conservador, haciéndole falta esos mismos recursos en las cercanas Virginia y Florida.

Un saludo:
Cornelio Sila

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Sí, yo creo que muchos de los voluntarios de NC los enviarán a VA en las últimas semanas de la campaña.

Están dispersando mucho su atención entre demasiados estados porque no quieren admitir que la campaña no está siendo la que diseñaron y deseaban hace un año, cuando hablaban de ir a competir a Arizona, y otros estados.

Les preocupa demasiado mantener la imagen de calma y confianza en la victoria. Y creo que eso hará que les cueste tomar decisiones drásticas que a veces hay que tomar en una campaña, conmo recortar gastos en estados prescindibles (NC lo es para Obama) y concentrarse en estados imprescindibles. Por ejemplo, Kerry se salió de Colorado y Missouri un mes antes de las elecciones para concentrarse en Ohio y Wisconsin.

Esta gente ha recibido demasiado jabón en los últimos cuatro años. Creen que han descubierto el mundo, que son los masters del universo, han escrito libros sobre hacer una campaña en los 50 estados y tal, y creen que no pueden rebajarse a hacer lo que hacen las campañas convencionales.

Están pagando sueldos a personal de campaña en algunos estados que nos asombrarían.