viernes, 7 de septiembre de 2012

Clint Eastwood: Obama es el mayor engaño perpetrado al pueblo americano

En el periódico de su pueblo, The Carmel Pine Cone, Clint Eastwood se defiende de la caza de brujas a la que ha sido sometido por los sectores totalitarios de la prensa en la última semana y explica detalles sobre cómo se gestó su intervención en la convención republicana:
AFTER A week as topic No. 1 in American politics, former Carmel Mayor Clint Eastwood said the outpouring of criticism from left-wing reporters and liberal politicians after his appearance at the Republican National Convention last Thursday night, followed by an avalanche of support on Twitter and in the blogosphere, is all the proof anybody needs that his 12-minute discourse achieved exactly what he intended it to.
“President Obama is the greatest hoax ever perpetrated on the American people,” Eastwood told The Pine Cone this week. “Romney and Ryan would do a much better job running the country, and that’s what everybody needs to know. I may have irritated a lot of the lefties, but I was aiming for people in the middle.”
(...) For five days after he thrilled or horrified the nation by talking to an empty chair representing Obama on the night Mitt Romney accepted the Republican nomination for president, Eastwood remained silent while pundits and critics debated whether his remarks, and the rambling way he made them, had helped or hurt Romney’s chances of winning in November.
But in a wide-ranging interview with The Pine Cone Tuesday, he said he had conveyed the messages he wanted to convey, and that the spontaneous nature of his presentation was intentional, too.
“I had three points I wanted to make,” Eastwood said. “That not everybody in Hollywood is on the left, that Obama has broken a lot of the promises he made when he took office, and that the people should feel free to get rid of any politician who’s not doing a good job. But I didn’t make up my mind exactly what I was going to say until I said it.”
Eastwood’s appearance at the convention came after a personal request from Romney in August, soon after Eastwood endorsed the former Massachusetts governor at a fundraiser in Sun Valley, Idaho. But it was finalized only in the last week before the convention, along with an agreement to build suspense by keeping it secret until the last moment.
Meanwhile, Romney’s campaign aides asked for details about what Eastwood would say to the convention.
“They vett most of the people, but I told them, ‘You can’t do that with me, because I don’t know what I’m going to say,’” Eastwood recalled.
And while the Hollywood superstar has plenty of experience being adored by crowds, he said he hasn’t given a lot of speeches and admitted that, “I really don’t know how to.” He also hates using a teleprompter, so it was settled in his mind that when he spoke to the 10,000 people in the convention hall, and the millions more watching on television, he would do it extemporaneously.
“It was supposed to be a contrast with all the scripted speeches, because I’m Joe Citizen,” Eastwood said. “I’m a movie maker, but I have the same feelings as the average guy out there.”
(...) Early Thursday morning, when Eastwood left San Jose Airport on a private jet headed for Florida, he was still making up his mind. And even with his appearance just a few hours away, all Eastwood could tell Romney’s campaign manager, Matt Rhoades and his aides, was “to reassure them that everything I would say would be nice about Mitt Romney.”
It was only after a quick nap in his hotel room a few blocks from the convention site, Eastwood said, that he mapped out his remarks — starting with his observation about politics in Hollywood, then challenging the president about the failure of his economic policies, and wrapping up by telling the public “they don’t have to worship politicians, like they were royalty or something.”
But even then, with just an hour before he appeared on stage, it still hadn’t occurred to Eastwood to use an empty chair as a stand-in for the president.
“I got to the convention site just 15 or 20 minutes before I was scheduled to go on,” he said. “That was fine, because everything was very well organized.”
After a quick trip through airport-style security, he was taken to a Green Room, where Archbishop Dolan of New York sought him out to say hello. Then he was taken backstage to wait for his cue. And that was when inspiration struck.
“There was a stool there, and some fella kept asking me if I wanted to sit down,” Eastwood said. “When I saw the stool sitting there, it gave me the idea. I’ll just put the stool out there and I’ll talk to Mr. Obama and ask him why he didn’t keep all of the promises he made to everybody.”
He asked a stagehand to take it out to the lectern while he was being announced.
“The guy said, ‘You mean you want it at the podium?’ and I said, ‘No, just put it right there next to it.’”
Then, with the theme song from “The Good, the Bad and the Ugly” as a musical introduction, and a huge picture of him as Josey Wales as the backdrop, Eastwood walked out to tremendous applause.
“The audience was super enthusiastic, and it’s always great when they’re with you instead of against you,” he said.
(...) Originally, he was told he could speak for six or seven minutes, and right before he went on, he was asked to keep it to five, but he said, “When people are applauding so much, it takes you 10 minutes to say five minutes’ worth.”
Also, there were no signals or cues of any kind, so “when you’re out there, it’s kind of hard to tell how much time is going by.”
He also said he was aware he hesitated and stumbled a bit, but said “that’s what happens when you don’t have a written-out speech.”
As he wrapped up his remarks, he was aware his presentation was “very unorthodox,” but that was his intent from the beginning, even if some people weren’t on board.
“They’ve got this crazy actor who’s 82 years old up there in a suit,” he said. “I was a mayor, and they’re probably thinking I know how to give a speech, but even when I was mayor I never gave speeches. I gave talks.”
Backstage, it was all congratulations and glad-handing, he said. And then he returned to the Green Room, where he listened to speeches by Marco Rubio and Mitt Romney. It wasn’t possible for him to watch the media coverage of his presentation.
(...) But Eastwood wasn’t aware of any of it, and after the speeches were over, Romney and his running mate, Paul Ryan, came backstage to thank him.
“They were very enthusiastic, and we were all laughing,” Eastwood said. 
When he went outside to his car, a large crowd cheered and chanted lines from his speech.
(...) Eastwood said people, including reporters, who were shocked by his remarks “are obviously on the left,” and he maintained that, while many Americans didn’t like the way he handled his convention appearance, millions more have something else on their minds.
“A lot of people are realizing they had the wool pulled over their eyes by Obama,” Eastwood said.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Antxon, obvio que eres libre para utilizar los términos que desees en tublog, que para eso es tuyo. Pero lo que ha hecho de tu espacio un ámbito de referencia amplio (diría yo) es separar información (que nunca es neutra, por otro lado), muy buena, llena de matices, de la opinión, que es lo que hacemos ahora. Utilizar términos como "caza de brujas" o medios "totalitarios" es muy poco serio. Es una opinión, claro, tu como si quieres decir que "los totalitarios proObama van a ser arrasados por los defensores del bien", pero no te hace bien.
Pep M.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Hay 3 pilastras totalitarias en todas las democracias: prensa, sindicatos y universidad.

Puede que no lo veas por tu pertenencia a una o más de ellas. Pero yo soy tan inadaptado y descentrado como libre. Y seguramente Clint Eastwood también.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Añado, el totalitarismo se apoya también en una cuarta pilastra: las mujeres.

¿Por qué son tan frías y despiadadas?

Anónimo dijo...

WTF !!!!!!!!
No se de que mujeres hablas, la verdad es que soy hombre, y la mayoría de mujeres que han pasado por mi vida, han sido extremamente todo lo contrario de lo que dice, y por la contra, creo que en cierta forma, el frio y algo, no del todo, algo despiadado he sido yo.
Parecería que Estados Unidos es una dictadura fascista, leyendo algunos posts que miro en el blog, preocupante la cosa en caso de ser cierto.

Millo Felman

Pedrito de Andía dijo...

Completamente de acuerdo con Andoni, excepto en la cuestión de las mujeres, que daría para muchos comentarios profundos (yo creo que es la nefasta revolución sexual de los 60, que ha ido a más, la que ha creado un tipo de mujer terrible, pero, afortunadamente, no son todas).
Hoy se llama "caza de brujas" a lo de McCarthy, que se les fue de las manos pero estaba completamente justificado por la terrible infiltración comunista (muy estudiada por Conquest). Lo de hoy es mucho peor. La persecución a creadores conservadores, o simplemente cristianos coherentes, en el Hollywood de hoy y en los medios es muchísimo más poderosa y sutil. Hay un manto de silencio sobre lo que se escapa del mainstream progre.
Y eso, y no otra cosa, es el totalitarismo. No es una reliquia de los años 30, con camisas pardas, canciones militares y antorchas encendidas. Es algo mucho más sutil y simple que el autoritarismo clásico: el control pacífico de todas las fuentes de ideas y creación de opinión. No hace falta meter en la cárcel a quien disiente: basta con silenciarlo en los medios o, si consigue alzar la voz, emprender una feroz campaña de desprestigio, como están haciendo con Eastwood.
Si eso no es totalitarismo, que me digan lo que es.

Anónimo dijo...

Bueno, no sé, diría que sin sindicatos, universidades y prensa no sé si se puede hablar de democracia, pero en fin... Empresarios estilo Bain los hay en las democracias y en las dictaduras, pero prensa diversa no. Lo de inadaptado y descentrado está bien, y quizá es algo que, como que intuyo y comparto, me hace estar vinculado a tu blog. Ahora solo falta añadir (lo digo tb para mi( sentido común. Y ya casi serías un activista del partido Demócrata.
Pep M.

Pedrito de Andía dijo...

Pep, desde el respeto, cuestiono tus premisas:
1. Universidad y democracia, lejos de estar vinculadas, han tenido una relación conflictiva. Las universidades nacieron en la Edad Media, con uns institución plenamente vinculada a la "universitas christiana", una auténtica edad de oro del saber y la cultura, muy diferente de lo que nos venden en las películas y en los best-sellers. En la Edad Media las universidades eran completamente independientes del rey, tenían autonomía, libertad y diversidad dentro del catolicismo. Las mujeres alcanzaban puestos muy destacados en ese denostado "Antiguo Régimen" académico: era el caso, por ejemplo, de "la latina" (Beatriz Galindo). Los revolucionarios llevaron al cierre de muchas universidades, destrozaron su autonomía, las hicieron clónicas y castradas intelectualmente. En EEUU mucho menos, claro, pues allí la revolución fue mucho más civilizada que en Europa. Pero, en cualquier caso, en las dictaduras hay universidades. Y en España, supuestamente democrática, no hay ni una sola universidad entre las 150 mejores del mundo.
2. La prensa puede ser partidaria de la democracia o de la dictadura. La "libertad" formal de la democracia puede ser igual de censora que en una dictadura: basta con controlar la financiación de los medios y las facultades de periodismo para controlar a la prensa. No hace falta censurar al estilo clásico. Hoy en día, gracias a Dios (no a los gobiernos), internet ha ampliado mucho esa libertad.
3. Los grandes sindicatos de clase nunca han sido demócratas: siempre han querido implantar un régimen comunista totalitario. Por otra parte, ha sido en las dictaduras donde los sindicatos han alcanzado un mayor peso real y fuerza efectiva (sirva el ejemplo del Franquismo). Desde luego, no veo que sean necesarios para una democracia. Más bien al contrario.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Pedrito, a este último mensaje tuyo le entrego el premio simbólico de Mejor Comentario del Blog en el año 2012.

Anónimo dijo...

A mi me parece que exageráis, leeros asusta bastante pero no sé muy bien que proponéis.

A Pedrito me gustaría proponerle que me dijera algún cristiano coherente que esté siendo tan perseguido, porque viviendo en un país dónde tanto cristiano coherente, más bien católico coherente, se ha hartado de perseguir y juzgar al diferente o al que optaba por no vivir bajo sus cánones estoy más entrenado para detectar los casos contrarios.

Respecto al tema de la prensa, aunque es evidente que la libertad de prensa total no existe, porque aunque pueda existir libertad de expresión debe existir capacidad de difusión y para eso es necesario financiación. Ahora bien, no creo que a los sectores ideológicos contrarios a Obama les falgte financiación. A partir de ahí comparar la libertad de prensa de EEUU o las democracias occidentales con las de lo que yo hasta ahora conocía como dictadura ( Al leeros todo lo parece ) no creo que se sostenga.

Y hablar de peso real y fuerza efectiva de los sindicatos con Franco creo que es sacar los pies del tiesto, sobre todo cuando eran un ministerio más del régimen. Y que conste que no soy nada partidario de los sindicatos, ya que creo que como fuerza económica son totalmente nocivos, aunque nose si los llamaría un peligro para la democracia.

César G.

Anónimo dijo...

Pedrito, te agradezco el tono. Ahora, discrepo, claro. Es cierto que hay universidades y sindicatos bajo dictaduras, y prensa, pero supongo que hablamos de los sindicatos en países como EEUU o Europa, y que deben ser de clase si son mínimaente honestos. Como son de clase las organizaciones empresariales, claro, y juegan un papel muy serio. Sobre las universidades se podría hablar mucho, pero defender las de la edad media... La universidad española será pobre y yo no la defenderé, però la actual tiene más residuos de la franquista que de la suiza, por decir algo. En fin, nada, que mis referentes son el norte de Europa y países con prensa seria, sindicatos fuertes, empresa fuerte y universidad libre. El comunismo ya ha fallecido. Y, muy importante, donde no se intente deslegitimar al rival. Si le llamas totalitario, lo deslegitimas. Sin opción Romney no hay democracia, sin opción Obama tampoco.
Pep M.

Anónimo dijo...

Y respecto al tema de las universidades nose muy bien cual es el punto de la comparación. Elogias las universidades de la Edad Media, dónde no dudo que hubiera mucho conocimiento e independencia, pero a dónde el 95% de la población ni podía soñar con acceder. Y vale que las universidades deben ser centros de conocimientos, pero fundamentalmente deben formar alumnos, dar oportunidades a la mayor cantidad de gente posible y ser accesibles a todo aquel que tenga algo que aportar. Y creo que aunque hayamos perdido algo en el camino en eso hemos ganado mucho. Así que aunque por supuesto sean mejorables, no sé cual es la alternativa para evitar ese totalitarismo tan peligroso ¿ Volver a la Edad Media?

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Creo que la izquierda europea ve el totalitarismo solo en la concentración de los poderes y en el abuso de la autoridad y la fuerza. Pero esa es una visión desactualizada. La unidad totalitaria se impone a través de la cultura de masas, la cultura que genera la comunicación, que se apoya en esas pilastras que he citado, medios y facultades. Penetra productos culturales y construye una ideología única que se encubre en el sistema democrático para ganar legitimidad.

Así se llega a asentar una realidad en la que los ciudadanos pueden elegir entre vivir una opción en público o sufrir otra en privado. Donde hay cosas "bien vistas" y "cosas mal vistas", donde hacer uso de un humor sarcástico e hiriente sobre un cosa o perfil de persona determinada no es socialmente aceptable y sí sin embargo hacerlo sobre otra cosa u otro perfil de persona. Se generan las condiciones que dificulten la libre expresión de unas determinadas ideas y se limita el poder del individuo para tomar decisiones e intervenir en la objetividad.

Juan dijo...

Yo no estoy con Antxón en esto.

Lo que dices me recuerda mucho a cuando los comunistas hablan de que el capitalismo es una dictadura, porque aunque no se prohíban las ideas por la fuerza, hay una "coacción" "velada" "del sistema" y al final blablabla no somos libres así que no se puede criticar a Cuba xD

Basta un día en un país totalitario para ver que efectivamente no vivimos en un sistema totalitario. En USA la derecha y la izquierda (centro derecha y centro izquierda, vaya) se alternan en el poder, en España también, y tanto en un país como en otro hay medios de izquierdas y de derechas, y los católicos hacen su vida perfectamente y los progres también.

No es el paraíso, pero yo desconfío de los que hablan de esa falta "no evidente pero super-real" de libertad para proponer... qué?

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Anda, un ronpaulista poniendo la nota moderada.

Anónimo dijo...

Creo que Juan lleva mucha razón. Yo soy de cultura laica y me alejo de los planteamientos "creyentes", empezando por los progres. Pero creo que hay que separar la anécdota de la categoría. Los progres, la verdad, hacen ruido, pero no mandan nada. Su influencia en ámbitos académicos ha decaído mucho. Todo este discurso del totalitarismo de izquierda podrá tener base en algunos rincones del planeta (seguro que en Corea del Norte), pero es residual. En cambio, sí vemos a quien afecta realmente las medidas que se toman. Y un Romney representa mucho más el poder real que un Obama.
Pep M.

Pedrito de Andía dijo...

Andoni, gracias por el premio, luego te paso mi número de cuenta bancaria para que ingreses el correspondiente millón de dólares.

Habéis dicho todos cosas muy interesantes. Me gustaría responderos uno a uno, pero hoy ando escaso de tiempo. Muchos me preguntáis qué propongo, como si para criticar el actual estado de cosas hubiese que hacer una propuesta completa para sustituirlo. Y ese es vuestro error. Sois víctimas del pensamiento ideológico, generado tras la nefasta Revolución Francesa. Pensáis que hay modelos cerrados de paraíso en la tierra, que desde el Estado se puede hacer una construcción artificial de la sociedad. Y yo no lo creo. No creo que la labor de los políticos sea construir el paraíso: eso llegará con la muerte. No creo en el pensamiento pack. No creo que, por ser de izquierdas, tengas que llevar el pelo largo, ser ateo, ser aficionado al rock duro, leer a Lucía Exteberría (puaj) y estar en contra de los toros. Ese tipo de "pensamiento pack" nos ha hecho mucho daño.
Lo diré en alto: las ideologías son respuesta simples a problemas complicados. Toda ideología cree que tiene la respuesta a todos los problemas socio-políticos. Yo creo que no.
El denostado Antiguo Régimen tenía sus defectos, como los tiene el actual. Pero allí, salvo la tentación absolutista francesa (nacida a finales del XVII e inspirada por los primeros ilustrados y librepensadores, no lo olvidemos), nadie pensaba que el rey tuviese que tener una ideología, un modelo de sociedad, e imponerlo desde el poder. El rey gestionaba un mínimo (básicamente, ejército, seguridad y política exterior). Las Cortes controlaban al rey (en muchos países era imposible aprobar un sólo impuesto sin la unanimidad de las Cortes). Los impuestos jamás superaban el 10%. La sociedad, a partir de ahí, podía desarrollarse.
¿Hay más libertad hoy, con impuestos que roban hasta el 50% de tus ingresos (sumando IRPF, el IS de tu empresa, indirectos, tasas, etc) y con políticos que quieren imponer un modelo cerrado de sociedad? Lo dudo.
La sociedad medieval, obviamente, estaba menos desarrollada por causas evidentes de desarrollo tecnológico. Pero su idea clave, "más sociedad y menos estado", sigue siendo válida hoy en día.
No "propongo" nada. No tengo una ideología, un pack de pensamientos que vienen en mi disco duro por ser socialista, por ser liberal, por ser conservador, etc, y que me dicen lo que tengo que pensar sobre Siria, sobre el arancel del algodón, sobre la violencia doméstica o sobre la supresión de diputaciones. Al contrario, creo que la sociedad debe desarrollarse a partir de su tradición y que el Estado sólo debe salvaguardar cuestiones de derechos humanos (o Derecho Natural, en la terminología antigua) e igualdad de oportunidades.
Lo otro podéis llamarlo como queráis. "Totalitarismo" puede sonar fuerte. Llamadlo "ultraintervencionismo", si os gusta más. Pero consiste en el viejo mesianismo: en pensar que la función del poder político es salvarnos la vida y construir un nuevo Edén. Y no.

JH dijo...

Lo hemos dicho muchas veces pero hoy lo voy a decir más convencido que nunca: da gusto debatir en un lugar como este en el que discutimos con razonable respeto temas de gran interes y profundidad. Estoy pensando que aquí hay más sensatez y no menos conocimiento que en las cuarenta mil tertulias televisadas que nos tragamos hoy y que no son más que una prolongación de esa presunta división en dos que no deja lugar a los matices y ahoga la diversidad.

Por cierto, tengo que felicitar a Pedrito de Andía por sus magníficas intervenciones. Por supuesto, los demás también decís cosas muy sensatas, pero esta última me ha parecido magistral. No solo porque ideológicamente, aunque este concepto sea un poco incompleto, podamos estar cerca, sino porque precisamente ha señalado una de las raíces del problema, eso del "pensamiento pack". Es verdad que unas veces unas ideas llevan a otras y por eso podamos hablar a grandes trazos de "socialistas", "liberales" o "conservadores", pero es cierto que los problemas suelen ser más complejos y es conveniente salir de estas simplificaciones. A esto último que ha dich tengo poco que añadir. Simplemente, que los proyectos utópicos no son dignos de confianza y por eso precisamente la democracia con sus defectos es el sistema a mi ver más correcto.

Un saludo a todos los comentaristas, a los lectores de Sartre, los de Ayn Rand y los de Chesterton. Sospecho que Pedrito es de los últimos.