domingo, 16 de septiembre de 2012

Republicanos critican la estrategia de comunicación de Boston


(Foto: AP)

The Hill:
Some GOP senators are worried that Romney has yet to give voters a clear vision of what to expect if he is to become president.

Another GOP lawmaker said the aura Romney’s advisers are trying to create around the candidate has muddled the most compelling rationale for his candidacy: he is a no-nonsense problem-solver who can turn the economy around.

“My advice is don’t try to turn him into something he’s not,” said the senator. You’re never going to turn him into a teddy bear.

“He needs to say if you elect me, this is what you’re going to get, someone who’s going to bring common sense to the White House,” he said.

Lawmakers spoke to The Hill about Romney’s campaign on background to avoid publicly criticizing their party’s nominee.

(...) Two legislators said Romney’s image as a seasoned Mr. Fix-it is undermined by the perceived vagueness of his policy agenda.

Romney has taken hits from conservative allies and media critics alike for not fleshing out his positions on tax reform, entitlement reform and the war in Afghanistan with more detail.

“If you’re going to bring it to the American people, you’ve got to show details,” said the lawmaker who questioned what he saw as efforts during the GOP convention to cast Romney as a warm and fuzzy candidate.

Members of the tax-writing committees are pleased that Romney has limited his tax proposal to a broad sketch. This gives them more freedom to craft the details of a tax-code overhaul, just as Obama left Congress wide discretion to draft the 2010 Affordable Care Act.

But lawmakers who are more concerned about Romney’s campaign progress than protecting their turf, privately say the lack of detail on taxes could become a liability.

(...) GOP senators by and large agree with conservative pundits who have criticized Romney’s communications strategy.

The Weekly Standard published an open letter to Romney from contributor Peter J. Hansen urging him to be more specific in his policy prescriptions. Conservative media titan Rupert Murdoch this week tweeted: “Romney must draw clear line: offer specific path to restore American dream versus ugly Obama class war with jobs disappearing.”

Wall Street Journal columnist and former Reagan speechwriter Peggy Noonan on Wednesday said Romney struck the wrong note by calling Obama’s response to the deadly attack on American diplomats in Libya “disgraceful.”

(...) Republican senators, even those who rank among his biggest supporters, have complained privately about the execution of his campaign.

“It could be better,” said one Senate supporter.

(...) One GOP lawmaker said that Romney is behaving too cautiously by discussing few details about his plans for reforming the tax code and entitlement programs.
Boston responde a las críticas diciendo que no deben ofrecer más detalles de sus planes, en especial de los planes fiscales, porque eso sería darle a Obama más munición para atacar y permitiría a la prensa convertir la campaña en un juicio a los planes de Romney. Y recuerda que ya en las primarias, y antes, recibían críticas por su estrategia de comunicación.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Y ya sabemos qué le pasó al último candidato que se le ocurrió ponerse a hablar de que los ríos estaban llenos de peces, con el agravante de que Dewey era visto como el virtual ganador y Romney no.

Antxon, dos preguntas

1. ¿Crees que los debates cambiarán en algo la dinámica que lleva hasta ahora la elección?

2. ¿Vas a comentar algo acerca de las elecciones senatoriales?

Vale!

Sebastián Sarmiento
Bloomington, Indiana.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Romney estuvo ayer otra vez preparándose para los debates en Boston. Cuando un candidato deja de hacer campaña un sábado (el día que más público asiste a los mítines) para preparar los debates, es que da mucha importancia a los debates.

Sabe que son una grna oportunidad para él, sobre todo porque Obama está totalmente sobrevalorado como "debatiente" (no sé si existe esta palabra). Es diferente ser buen orador a ser buen debatiente, como ya vimos en 2008, donde Obama no destacó especialmente en losd ebates, ni ante Hillary, ni ante McCain. Además está bastante desentrenado, mientras que Romney ha participado en más de 20 debates en las primarias. Pero el público cree que Obama es el gran favorito en un debate. Y esas bajas expectativas son una gran oportunidad para Romney, para que la gente lo vea y diga, vaya, este tipo parece un candidato serio o parece preparado para ser Presidente.

A Team Romney le gusta recordar el caso del 80, cuando Carter llegaba a los debates con 8 puntos de ventaja en Gallup, hasta que los votantes vieron en Reagan una alternativa seria y no solo un ex actor que decía que los árboles generaban polución, que es como lo presentaba la prensa.

Pero yo diría que lo de este año puede ser más parecido a lo de 2004. Bush abrió una amplia ventaja en septiembre, parecía que iba a dejar a Kerryd efinitivamente atrás. Sin embargo, Kerry sorprendió en los debates y eso le eprmitió vovler a igualar la carrera en octubre. Ayudó mucho la desastrosa actuación de Bush en aquellos debates, que estuvo mentalmente muy torpe.

De todas formas los críticos dirán que Romney lleva todo el año esperando a la próxima oportunidad para ir a por la victoria (primero al anuncio del VP, luego a la convención, luego a los debates), pero nunca termina de ir a por ella, siempre vuelve a recular y ponerse en modo seguro. Es algo frustrante para muchso republicanos, pero creo que en Boston están muy condicionados por la experiencia de las primarias (era el candidato que no pasaba del 25% en las encuestas, que cuando algún rival le adelantaba, se mantenía en modo seguro impacientando a sus benefactores, y siempre se recuepraba al final).

De als elecciones al Senado no haré nada porque no doy a basto yo solo con todo.

Los republcianso mantendrán la mayorái en al Cámara de representantes y posiblemente se harán con la mayoría en el Senado o la cosa quedará muy igualada, 50-50, 51-49, o algo así. Si Romney gana puede encotnrarse con un Capitolio bastante colaborador para sacar adelante su agenda. Si Obama gana, se encontrará con un Capitolio hostil, entre la mayoría republicana y demócratas de estados republcianos que tienen reelección en 2014. Será un pato cojo, de estos Presidentes que ven perder su poder, mientras a su alrededor todo el mundo anda ya posicionándose para sucederle.

Anónimo dijo...

¿La posibilidad que los demócratas recuperen la Cámara la descartas? Veo algún sondeo que da a los demócratas un 52%. Si Romney quedara estancado, ¿eso podría dar un empujón a los demócratas en el congreso?
pep M.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Las encuestas a la Cámara y el Senado son más fiables estado por estado, distrito por distrito.

Los republicanos perderán algunos escaños que ganaron en 2010 en distritos demócratas, pero no los suficientes como para que peligre su mayoría. Hay mayoría de distritos con tendencia tendencia republicana. Para que te hagas una idea, en 2004, ganando el 51% del voto nacional, Bush ganó en 435 distritos, Kerry solo en 180. Obama en 2008, ganando el 53% del voto nacional, ganó en 242 distritos. Creo que los republicanos tienen una ventaja estructural en las elecciones a la Cámara. Perderán escaños pero mantendrán la mayoría.

Y en el Senado ganarán escaños. la duda es si conseguirán o no la mayoría. Tienen muy buena oportunidad de hacerse con escaños hasta ahora demócratas en Nebraska, North Dakota, Montona, Wisconsin. Lo normal es que esos escañor los ganen. Después tienen oportunidades en Virginia, Florida, a ver qué pasa en Missouri, en Connecticut. Van a perder un escaño en maine, que irá para un independiente, y luego está por ver qué pasa en Massachusetts en el Brown vs. Warren. Aparte de ese, no se me ocurren muchos sitios más donde los demócratas puedan arrebatar escañso republicanos. Se dice Nevada, Indiana, Arizona, pero lo veo difícil.

hay que tener en cuenta que este año en el Senado los que se presentan a la reelección son los que fueron elegidos en 2006, un año muy demócrata, así que son los demócratas los que tienen más escaños que defender.

Paco dijo...

Aunque las encuestas de entonces dijeran lo contrario, Carter perdió aquellas elecciones mucho tiempo antes. En aquellos tiempos, los demócratas estaban empezando a dejar de ser mayoría social e iban a comenzar una carrera del desierto que empezaron a correr a finales de los 60 no interrumpido hasta el oasis post-Nixon. Con Carter volvían a depender un voto del sur que le sigue siendo esquivo hoy en día, siendo incapaces de compansarlo con más votos en el Noreste, que iba siendo su nuevo granero. A eso añadan la crisis y la hiperinflación de aquellos años. Solamente hacía falta en el bando republicano alguien con capacidad comunicativa, y Reagan demostró serlo con creces.
Y hasta el momento Romney está siendo un desastre, no está siendo el candidato capaz de ganar votos en terreno hostil, sino que se está dejando llevar al terreno de quien espanta votos muy importantes para la elección, y que después rectifica para no parecer muy radical. Estos vaivenes no se perdonan. Hace ocho años Kerry estuvo en la misma situación, pero solo le bastó para una derrota honrosa.