martes, 18 de septiembre de 2012

Romney mantiene una agenda de baja intensidad


(Foto: Charles Dharapak/AP)

Esto es lo que verdaderamente más fríe los nervios a los republicanos. ¿Por qué un candidato que (se supone que) está perdiendo se toma la licencia de estar cuatro días sin hacer campaña a seis semanas de las elecciones y de hacer mítines a una media de tres días por semana y un acto por día?

First Read:
*** Romney’s sparse battleground state schedule: Once again, Romney today isn’t campaigning in a battleground state; instead, he’s raising money. Get this: Romney’s last event in a battleground state was on Friday in Ohio, and it was just a single event. Compare that to Obama’s two rallies yesterday in Ohio (in Cincinnati and Columbus). So that’s four-straight days of Romney not being in a battleground state. In fairness, Romney was supposed to be in Colorado on Sunday, but that event got canceled after an airplane crash in the state. But time is running out for the challenger… We’ll be curious to see how Romney responds to this current campaign crisis. Bill Clinton and John McCain were candidates who doubled down on campaigning; they’d ADD events to their schedule; campaigning made the feel better, made them forget their own political troubles. Does Romney need a dose of this?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo creo que Romney está fiando mucho a los debates, y puede ser muy frustrante para su camapaña si pasan y no cambia la dinámica. Y deberían empezar a preocuparse por los datos que vienen de los estados indecisos, hoy han salido dos encuestas de Virginia preocupantes, 5 y 8 puntos abajo.

César G.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

No es solo por los debates. Es una actitud que ha mantenido durante toda la campaña. También en primarias.

Yo creo que es para evitar en todo lo posible estar en los medios, viendo cuál está siendo la actitud de los medios. Romney necesita que la atención de los medios gire hacia Obama, y por eso cree que necesita exponerse lo mínimo. Pero el problema es que los medios no girarán su atención hacia Obama ni aunque mate a sus dos hijas y las incinere como José Bretón.

En cuanto a las encuestas, no creo que Romney tenga que mirarlas demasiado. La encuesta de PPP sobre Virginia pone a Romney ganando los independientes, sin embargo Obama gana el estado por 5 puntos, entre otras cosas proque la encuesta da por hecho que habrá una movilización afroamericana como la de 2008, que no tiene precedentes en ninguna de las elecciones más normales de años anteriores. Así que no debe obsesionarse demasiado con las encuestas porque la mayoría de ellas no se hacen para conocer la intención de voto sino para influir en ella.

Anónimo dijo...

las encuestas mienten, los medios mienten, los libios también mienten, Virginia miente, todo es una conspiración global contra el Mormón Millonario que lo ha tenido todo y que le importa un pito la gente que menos tiene en su propio maldito país

Mercedes Pauline

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Si haces una encuesta en Virginia con una muestra que es: 35% D, 26% R y 33% I, como la encuesta del WaPo que da 8 puntos de ventaja a Obama, sin duda gana Obama. Si ese es el electorado que se presentará a votar en Virginia nadie discute que ganará Obama el estado.

Pero hay un pequeño problema. Según la lista de votantes registrados en Virginia, el estado es 39% R, 38% D.

Así que esa encuesta fabrica un escenario en el que casi todos los demócratas acudirán a votar y votarán menos republicanos que en 2008.