miércoles, 7 de marzo de 2012

Recuento de delegados

Según Associated Press, Romney ganó anoche por lo menos 212 de los 437 delegados que se repartían; Santorum ganó por lo menos 84; Gingrich por lo menos 72; y Paul por lo menos 22. Quedarían todavía 47 por adjudicar, incluyendo superdelegados.

Georgia: Gingrich 46 delegados, Romney 13 delegados, Santorum 2 delegados.
Ohio: Romney 35 delegados, Santorum 21 delegados.
Tennessee: Santorum 25 delegados, Romney 10 delegados, Gingrich 8 delegados.
Oklahoma: Santorum 14 delegados, Romney 13 delegados, Gingrich 13 delegados, Paul 1 delegado.
Virginia: Romney 43 delegados, Paul 3 delegados.
Massachusetts: Romney 41 delegados.
Vermont: Romney 9 delegados, Santorum 4 delegados, Paul 4 delegados.
Idaho: Romney 32 delegados.
Dakota del Norte: Santorum 11 delegados, Paul 8 delegados, Romney 7 delegados, Gingrich 2 delegados.
Alaska: Romney 8 delegados, Santorum 7 delegados, Paul 6 delegados, Gingrich 2 delegados.

El número total de delegados de cada candidato quedaría así:


* Se necesitan 1,144 delegados para ganar la nominación.

Por estados ganados,



Romney (14 estados): New Hampshire, Florida, Nevada, Maine, Arizona, Michigan, Washington, Wyoming, Virginia, Vermont, Massachusetts, Idaho, Ohio y Alaska.

Santorum (7 estados): Iowa, Minnesota, Missouri (sólo primaria), Colorado, Tennessee, Oklahoma y Dakota del Norte.

Gingrich (2 estados): Carolina del Sur y Georgia.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Que analisis haces Antxon???
Daniel Arg

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

No hubo grandes sorpresas. El SuperMartes confirmó lo que ya sabíamos (que Romney es el favorito, que los otros no parecen capaces de alcanzarle pero sí de impedirle atar la nominación) y no nos aportó más información.

Se puede decir que todos (salvo Paul, que suspendió) consiguieron un aprobado justito, si a la hora de valorar los resultado tenemos en cuenta las expectativas que había para cada uno.

Creo que Santorum demostró que, de momento, es un candidato INVIABLE por su incapacidad para ganar en los suburbios de las grandes ciudades. Los suburbios son la clave del electorado republicano. Y los de Ohio le eran mucho más propicios que lo que pueden serle los de otros grandes estados como California, NY o Illinois. No va a ningún lado si no empieza, no a ganar, pero sí al menos a perder por menos diferencia, en los suburbios. La gran incógnita está en si lo conseguiría si Gingrich dejara de competir.

Ahora debemos desplazar nuestra atención a tres estados: Kansas (40 delegados), Alabama (40 delegados) y Mississippi (50 delegados).

Si nada raro ocurre, Santorum tiene que ganar en Kansas. En Alabama y Mississippi tiene la oportunidad de eliminar a Gingrich de la competición, algo que le es imprescindible si quiere disputar una verdadera final contra Romney en las primarias de abril, que va a ser un mes muy difícil para cualquiera que no sea Romney.

Para los que quieren una convención abierta, el escenairo ideal a corto plazo es que Santorum gane en Kansas, y Gingrich gane en Alabama y Mississippi, y que a ser posible Romney quede tercero en Alabama y Mississippi.

Aunque mientras alguien que nos ea Romney no gane un estado importante (por ejemplo, empezando en Illinois) será difícil que Romney no alcance los 1,144 delegados, porque a partir de abril ya los segundos puestos no valen para nada.

Y Santorum no está siendo capaz de llevarse grandes estados, por los suburbios, donde no quieren un cura, quieren un Presidente.

Un Gingrich o un Perry lo estarían haciendo mejor en esos suburbios, y probablemente llevándose los estados, si alguno de los dos hubiera llegado a este momento como el principal rival de Romney.

Paco dijo...

Repito por enésima vez, la tónica de estas primarias ha sido la pésima gestión del momentum de los distintos candidatos. En ese contexto Romney lleva ventaja. Pero todo puede cambiar si Gingrich se retira y le da el apoyo a Santorum. Y si lo hace antes de que las primarias dejen de ser proporcionales para pasar a mayoritarias, creo que será cuando el recuento sea mayoritario.

Paco dijo...

En cuanto a lo que dice Antxon del voto urbano y de los suburbios, toda la razón. La falta de fuerza del Partido Republicano en general en las áreas urbanas es algo recurrente desde que se fue Reagan. Ese voto el voto urbano y suburbano a los republicanos ha sido como el sureño para los demócratas, de mal en peor. En 2008, repasando los mapas electorales por condados, solo hubo dos áreas urbanas donde ganó McCain en toda la unión, la de Phoenix y Oklahoma City. Especialmente duro es que un teórico estado oscilante como Pesylvannia el voto demócrata en Philadelphia fuese del 83 por ciento en 2008. Y eso es incluso se pierda en ciudades de estados muy conservadores, como el área de Salt Lake City vaya a manos demócratas. O que en poco más de veinte años, en el área de Los Ángeles, se pase de empate técnico (como en 1988), a que dos tercios o más vayan a los demócratas.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Cuidado, el voto suburbano no es el voto urbano. Hay que contarlo aparte. El voto urbano no ha sido republicnao, ni con Reagan. El voto urbano es dmeócrata. El voto rural y el voto exurbano son republicanos. Y luego está el voto suburbano que tiende a ser independiente y que en estados como Ohio es la clave para ganar las elecciones. Lo fue para Obama, lo fue para Bush, lo fue para Clinton. Lo ha sido para todos los que han ganado

Anónimo dijo...

Santorum no es cura pero Romney si fue misionero.

Rockford.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Aunque hubiera sido cura, no habría nada malo, si enfocara la campaña hacia los temas que a la gente le importan. Romney ha sabido diferenciar perfectamente su fe de su proyección pública. Y gracias a ello no tiene que soportar que le estén preguntando cada día de lo mucho que odia a los homosexuales o sobre si quiere prohibir los ultrasonidos para las embarazadas.