miércoles, 21 de marzo de 2012

Romney, el inevitable. ¿Otra vez?



Mitt Romney acostumbra a hacerlo bien en las ciudades y los suburbios, y entre los votantes de clase media-alta. Ayer más que nunca esa fue la clave de su victoria: ganó por más de 20 puntos en los suburbios de Chicago (30 puntos en el caso concreto del condado de Cook) y se llevó también otras ciudades como Rockford, Peoria, Springfield y Champaign.

Lo que hizo su victoria más holgada que en Michigan u Ohio fue el enorme peso del área metropolitana de Chicago, superior al de Cleveland y Detroit y con votantes con mayores ingresos. Illinois exhibió un electorado republicano más cosmopolita que otros estados del Medio Oeste, con sólo un 11% de voto rural, y Romney no lo desaprovechó.

Si su victoria en Illinois hubiera estado precedida de alguna victoria en el Sur Profundo en las últimas tres semanas, podría ser un golpe casi definitivo. Pero los antecedentes nos invitan a ser prudentes y a esperar un par de semanas más antes de proclamar la inevitabilidad de su nominación.

En tres días vota Louisiana (46 delegados), un estado sureño que por perfil favorece a Rick Santorum -en 2008 se lo llevó Huckabee y los sondeos a pie de urna indicaron que más de la mitad del electorado se declaraba "muy conservador." Además, el desembolso de los candidatos está más equilibrado en Louisiana: Team Romney no ha gastado nada de forma directa, y su Super PAC "sólo" ha gastado 600,000 dólares, una quinta parte de lo gastado en Illinois; Team Santorum y su Super PAC han gastado también cerca de medio millón en televisión generalista, cable y radio. Santorum no tiene excusas para no ganar en Louisiana.

De Louisiana, la competición se trasladará a Wisconsin (42) y Maryland (37) el 3 de abril. Santorum necesita ganar al menos uno de estos dos estados, preferentemente Wisconsin, para ser percibido todavía como un candidato viable y no como un simple spoiler. El 24 de abril tiene una parada para repostar en Pennsylvania (72), pero para llegar hasta allí necesita llenar el depósito el 3 de abril, porque si sale tocado de Wisconsin y Maryland, recibirá mala prensa y no le llegarán contribuciones para financiar la campaña de Pennsylvania -entre el 3 y el 24 de abril hay 20 días sin primarias, en los que sería complicado cambiar una dinámica negativa.