jueves, 15 de marzo de 2012

Santorum: nominar a Romney sería una negligencia



En San Juan de Puerto Rico, Mark Halperin (Time) le ha preguntado al Senador Santorum cuál es la mayor diferencia entre él y Romney, a lo que el candidato ha respondido que "no podría haber otra persona para nominar en este país que pudiera ser peor que el Gobernador Romney para enfrentar a Barack Obama en el asunto más importante, el ObamaCare. Y es el equivalente a una negligencia nominar a alguien que regala (a Obama) el más importante asunto de esta campaña."

16 comentarios:

Half Nelson dijo...

Algo de razón sí que tiene con el tema RommeyCare, pero que Santorum utilice el tema de la elegibilidad para atacar a Rommey es ya el despelote total!

Pedrito de Andía dijo...

Half, veo argumentar mucho eso, pero sigo sin ver a Romney más elegible que Santorum. Nadie es elegible si no despierta entusiasmo en sus propias bases. Compara candidatos triunfadores (Reagan, Obama...) con otros derrotagos (McCain, Kerry...): la diferencia fundamental es que los perdedores fueron incapaces de conectar con sus propias bases. Santorum conecta con el conservador medio, e incluso con el americano medio, mucho mejor que Romney.

El único argumento convicente puede ser la debilidad de la campaña de Santorum, como ha indicado Antxon. Pero en el siglo XXI, en la era de internet, dar un giro a la campaña es muy sencillo si el candidato es bueno.

Gawyn dijo...

Yo me muero de ganas de que Santorum sea el candidato republicano. Probablemente el Election Day sea un tanto aburrido, pero que uno de los temas de campaña sea "Zoofilia vs Homosexualidad" puede ser tremendo.

Half Nelson dijo...

Si tienes razón, Pedrito, pero en lo que me temo que discrepamos es en cómo ganar en una elección general.
Me explico: las bases movilizadas por Santorum van a votar republicano sea o no el candidato Santorum, porque su prioridad es evitar la reelección de Obama. A Santorum lo votarán entusiasmados, y a Rommey no, pero los votos valdrán lo mismo. Kerry y McCain no ganaron por no movililzar sus bases, sino por no movilizar nada de nada.
Si las bases las tienes (gracias a la reacció anti-Obama), entusiasmadas o no, en lo que hay que concentrarse es en el voto independiente, y ahí Santorum lo tiene complicado, por mucho que dé giros a su campaña.
Por eso creo que, sin defender que la elegiblidad de Rommey sea infinita, que sus opciones electorales son mucho mayores que las de Santorum.

Pedrito de Andía dijo...

Discrepo, Half. Ese "voto cautivo", que va a las urnas como un corderito, prietas las filas, es un fenómeno español, pero no estadounidense. En España, sí, hay ocho-nueve millones de tíos que votan al PP aunque su candidato salga envuelto en una bandera comunista y alzando el puño. Son hoolingans.
En EEUU, en cambio, no se produce ese fenómeno. Si no entusiasmas a tus bases, tus bases se quedan en casa. Así de simple. Si no eres capaz de generar una ola conservadora (en el caso de los republicanos), es indiferente que te vote un puñado de independientes. Perderás. Y lo mismo vale, a la inversa, para el caso de los demócratas.
Santorum ha demostrado a lo largo de su carrera que es capaz de ganar en un estado demócrata, de atraer mucho voto independiente y de penetrar en la comunidad católica, tradicionalmente demócrata. Pero lo más importante es que conecta con el conservador medio. Romney ha demostrado, en parte, lo primero (aunque menos que Santorum, probablemente). Pero no ha demostrado lo segundo. El conservador medio sigue sin verlo como uno de los suyos. Y eso es una carrera perfecta hacia el abismo y una ayuda para Obama.

Dicho esto, te felicito por tus argumentos... seguramente los dos tenemos parte de razón. Pero yo veo más elegible a Santorum que a Romney, como he dicho.

Anónimo dijo...

Eso de que se van a quedar en casa no lo veo Pedrito, Obama genera mucho rechazo y van a ir a votar republicano. A partir de ahí en estas elecciones lo importante va a ser que el candidato sea capaz de armar un discurso potente en economia que es lo que va a atraer a los independientes. Y ese candidato es Romney.

Y respecto al hecho de que en su carrera ha sido capaz de atraer voto independiente, no lo niego, pero después ha tenido alguna actuación bastante esperpentica y dudo que ahora fuera capaz.

César G.

Half Nelson dijo...

Tienes razón con lo de los votantes disciplinados, la prueba es el estado del que viene Santorum.
Ahora bien, no puede usar Team Obama cuestiones biográficas, religiosas, ideológicas frikis, etc para asustar a todo lo que no sea base republicana? Acepto que Santorum, dada la maleabilidad de los electores pueda pescar en muchos ríos, pero aun así, ofrece armas al rival con las cuestiones que todos sabemos. Si a eso le sumas los medios de comunicación repartiendo basura...

P.D. Da gusto tener estos debates!

Half Nelson dijo...

Básicamente es lo que dice César, hemos escrito a la vez, XD.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

La movilización del voto depende por encima de todo de cómo llegue el candidato al día de la elección. Si el 6 de noviembre (en realdiad un poco antes con el voto pro adelantado) el país se levanta con la sensaicón de que cualquier cosa puede pasar en las elecciones, de que puede ganar cualquiera, o sea que el candidato republicano sea visto como un posible Presidente, la movilización de las bases republicanas está asegurada. Si el candidato republicano se tirá 6 semanas anteriores a las elecciones sin levantar cabeza, como McCain en 2008, y ya es práctciamente un ex candidato, la movilización republicana será pobre.

Si Santorum genera más entusiasmo en las bases, pero es incapaz de llegar al 6 de noviembre compitiendo de tú a tú con Obama, las bases llegarán desmotivadas. Si Romney no les genera demasiado entusiasmo, pero en la víspera de las elecciones puede decir "mañana vamos a ganar" apoyando esta afirmaicón en la realidad, las bases tendrán la motivación de derrotar a Obama.

Y para generar esa situación, y sobre todo para ganar una elección igualada, lo que más pesa es tener una buena campaña. Priamrias de Michigan y Ohio, fueron elecciones igualadas hasta el final en dos estados grandes, y Santorum no llega, no consigue llegar, en la igualdad en un electorado amplio se ve superado por la campaña profesional.

Pedrito de Andía dijo...

En parte estoy de acuerdo con Antxon, pero sólo en parte. Creo que es imposible generar esa sensación de la que hablas (la de la posibilidad de victoria) sin tener plenamente movilizado y entusiasmado a un bloque de electores, digamos, de un 20%-30% de la población. En el caso de los republicanos, los conservadores. En el caso de los demócratas, los progresistas o "liberales". Partiendo de esa minoría motivada es cuando puedes llegar al resto de la población. Pero si no tienes esa bancada fiel... despídete.

También commparto las críticas a la insuficiente campaña de Santorum, pero es que hace lo que puede. Partió de la nada. Ha sacado una rentabilidad máxima a los mínimos apoyos que tenía en un comienzo, cuando era percibido como un candidato absolutamente marginal, superado en medios por Perry, Bachmann, Hutsman... y lo ha hecho con trabajo de calle, originalidad y sentido común. Creo que llegar a este punto (una batalla neck-to-neck con Romney) es un milagro. Y en una elección presidencial puede concentrar el apoyo conservador y hacer un milagro mayor.

César y Half, respecto a lo que llamáis excentricidades del candidato, también discrepo. Para un europeo, son excentricidades, sí. Para un americano, no. Desgraciadamente, vivimos (al menos yo vivo en España, no sé a qué lado del charco vivís vosotros) en un continente desnortado, que ha perdido la ilusión y la fe. ¿Cuántos millones de americanos viven su fe como Santorum y no se avergüenzan de manifestarla? Comenzando por Obama, que ha hablado de la "base bíblica" de su política y exhibe públicamente su fe. Sería impensable en un socialista europeo, pero no lo es en EEUU, una sociedad netamente diferente. A mí me parece fresco y valiente.

Y dicho esto, Romney también tiene lo suyo. ¿Sabéis lo que es el garment? ¿Sabéis qué ropa interior ritual lleva Romney debajo de su camisa y sus pantalones? ¿Sabéis que ingerir una gota de café o un trago de cerveza es un pecado mortal para él? A mí, que soy católico, me parecen excentricidades. Pero son respetables, pues se derivan de su fe. No creo que hacer campaña con eso sea correcto.

Gracias una vez más por el gran nivel del debate, taaaan diferente de lo que se ve en periódicos o televisiones en España.

Anónimo dijo...

Yo vivo en tu mismo lado y creo que los problemas de este continente son muchos y no precisamente la falta de fe xd. A ver a mi lo de que exprese su religión no me parece malo en sí, lo que me parece es que centra demasiado su discurso en ese tema. Y cuando hablo de situaciones esperpénticas me refiero a esto
http://es.wikipedia.org/wiki/Pol%C3%A9mica_Santorum_sobre_la_homosexualidad.

César G.

Half Nelson dijo...

Sí que es verdad que en USA la tolerancia religiosa es mucho mayor, es un pais con un espectro religioso amplísimo. No obstante, no se debe subestimar a los medios hacuiéndole el trabajo sucio a Obama. Ahora puede que discutamos esto porque vivimos a este lado del Atlántico, veremos cuando la maquinaria demócrata se ponga a tope si Santorum logra la imagen de candidato serio del que habla Antxon.
Sigo diciendo que es más vulnerable, a priori, que Rommey. Otra cosa es que ese a priori se confirme. Ahí cedo, y admito que tiene margen.

JH dijo...

Es un debate interesante. La cuestión es si es más importante que un candidato sea capaz de ganarse a los independientes aún a riesgo de perder parte de las bases o es mejor que se asegure a las bases aún a riesgo de perder a los independientes. En mi opinión, sin ser un experto, creo que depende más bien de quién sea el candidato, si es carimático o no, si cae bien a la gente o no. A partir de ahí, si es prudente aunque también algo rompedor en cierto sentido, no será imposible ninguna de las dos cosas, ni mantener a las bases ni ganar a los independientes. En este sentido, si Santorum no lo hace mal, por ejemplo eligiendo bien al running-mate o con una estrategia adecuada, no será imposible ganar. También es cierto, como ha dicho Antxón, que depende en buena medida de cual sea el escenario el día de las elecciones o los días previos.

Por otra parte, también es verdad que el hecho de que la economía sea el asunto central de la campaña es una cosa que como empresario favorece a Romney aunque también puede favorecer a Santorum, en el sentido de que puede disimular los lados más radicales de su discurso social. Es decir, si la gente llega a las elecciones viendo que el presidente a reelegir no es capaz de gestionar bien la economía, y el cambio ve a su rival algo más capacitado, le votará aunque sea más conservador que él o reciba públicamente al Espíritu Santo. Y eso que como se ha dicho antes los mormones tampoco se quedan cortos en estridencias.

En fin, a ver qué sucede. Lo cierto es que estos debates son muy interesantes.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Más que una brecha de entusiasmo lo que hay es un ejecutivo (Romney) contra un político (Santorum). A Romney le falta emoción, no emociona, es un ejecutivo haciendo la presentación de un producto en Powerpoint, mientras que Santorum es un hombre que ha dedicado toda su vida a la persuasión del votante, a la expresión de ideas y emociones. Esa es la cuestión. Romney tiene el perfil perfecto para ganar una elección general, pero necesita insuflar emoción a sus palabras y a su expresión, y es lo que no está consiguiendo. Aparte del miedo a comprometerse con nada.

Anónimo dijo...

Esta entrada esta muy bien asi que quiero mencionar un tema que ronda en vuestros post pero que no ha salido directamente. Yo creo que una parte de los evangelicos, sobre todo los del Sur, no le van a votar a Romney si sale elegido como candidato sino que se van a abstener y creo que se deberá a cuestiones religiosas que no se reconocen abiertamente. En aquellos estados con importante presencia de evangelicos Santorum ha mejorado sobre lo que indicaban las encuestas y Romney suele empeorar. Ahí detras hay algo aunque, logicamente, no se va a reconocer abiertamente en una "exit poll".

Rockford.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Ningún candidato republicano perderá el Sur Profundo en 2012, salvo que haya un enorme escándalo. Los estados competitivos en el Sur son 3: Florida, Carolina del Norte y Virginia, donde la ventaja de Obama en 2008 estuvo en los suburbios blancos de las grandes ciudades.

Según tu teoría, Romney retrocedería en los ambientes más fundamentalistas lo que avanzara en los suburbios o entre los votantes con educación superior, respecto a McCain.

Pero es que Santorum, viendo sus números en el voto suburbano en las primarias, quedaría condenado en los suburbios por mucho apoyo que reciba de los fundamentalistas.

Así que no es un argumento válido para defender a Santorum por encima de Romney.

La conclusión es que ninguno es perfecto. Y eso ya lo sabíamos. Tendrán que ganar con sus imperfecciones.

No hay un candidato "completo" que satisfaga a todo el mundo como podría haber sido un Christe o incluso un John Thune, al que habría que dar una paliza por no haberse presentado porque no tenía ninguna justificación para no presentarse, y que hubiera sido un Romney del Medio Oeste con base evangélica y probablemente hubiera cerrado las primarias en pocas semanas, empezando por Iowa.