lunes, 29 de octubre de 2012

Chicago comprará anuncios en Pennsylvania y enviará a (Bill) Clinton a Minnesota

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Ejemplo claro de que Team Obama empieza a ver que las cosas se complican en sitios que ellos mismos suponían que tenían ganados de calle.

Anónimo dijo...

En que podría beneficiarle la tormenta a Obama?

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

¿La tormenta? Pues no sé. Puede darle más presencia en los medios ejerciendo de Presidente y tal. Pero no creo que pueda tener demasiado impacto más allá de los aspectos materiales. Por ejemplo puede perjudicar el voto temprano en el norte de Virginia.

De todos modos ya estamos acostumbrados a escuchar de supertormentas y tormentas colosales, la peor de la historia. Eso es como lo de que esta elección es la más importante de la historia igual que la anterior y la siguiente, y que el Madrd-Barça es el partido del siglo de cada dos meses.

Por otro lado, yas abes que también existe la versión de la conspiración: que sea algo provocado para cancelar las elecciones o retrasarlas o asegurar la reelección de Obama de alguna manera.

Se lleva diciendo todo el año que se iban a cancelar las elecciones si se creía que Obama podía perderlas. Se citaba algún atentado o acto de guerra como excusa, pero esta puede ser otra alternativa si causa grandes destrozos o si se va la enegría.

Desde luego a mí de la gente que tiene el poder detrás de Obama actualmente nada me sorprendería.

Pedrito de Andía dijo...

No creo que llegase a tanto. Cancelar unas elecciones es una cosa gravísima. Tampoco me parece realista el hecho que el gobierno de EEUU "fabrique" una tormenta artificalmente. Por otra parte, retrasar las elecciones un mes no cambiaría demasiado la situación, podría perderlas ahora o entonces.
¿Obama puede juegar sucio? Sí, claro. Lo ha hecho siempre. Pero no a ese nivel.
Yo estaba convencido de que iba a atacar Irán si las cosas se ponían feas, pero quedan 8 días para las elecciones y no lo ha hecho.
Sobre la tormenta, no creo que beneficie a Obama. Va por debajo (aunque sea por la mínima) y necesita más voto temprano, más campaña y más tensión política para favorecer la participación demócrata. Este asunto eclipsará la campaña, evitando esa sobremovilización de última hora, y le impedirá hacer campaña. No creo que sea determinante en la campaña, pero en todo caso no le beneficia.

Anónimo dijo...

¿Y lo de retrasar el informe de empleo? Viendo las peteciones de desempleo semanales es posible que el paro repunte al 8%, desde el 7.8% actual. ¿Eso no es jugar sucio el amordazar un dato negativo para el Sr Obama?

Espero vuestras repuestas.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

En ese aspecto sí puede perjudicarle. La alta participación suele ser la consecuencia de una campaña que atrae la atención. Si en esta semana se habla más de otras cosas y poco de la campaña, aquellos que están menos motivados para votar pueden tendrán la cabeza en otras cosas y los medios no les recordarán tanto que tienen que votar porque estarán entretenidos con la tormenta.

No sé si Obama es capaz de cualquier cosa. No le considero lo suficientemente inteligente. No creo que sepa ni lo que hay en el primer cajón de su escritorio. Lo que sí creo es que la gente que lo fabricó, lo ha promovido y lo protege es capaz de cualquier cosa. Estamos hablando de un tipo al que se le dio el Nobel por no hacer nada, que se ha visto envuelto en algunos de los mayores escándalos de gobierno de als últiams décadas que ni siquiera son cubiertos por los grandes medios, cuyo pasado está sellado. Obama es una apuesta fuerte de gente que es capaz de hacer posible todo lo que acabo de decir en mi anterior frase. Y eso da miedo. No Obama, sino la operación que hay detrás de la marca Obama.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Lo del paro, habrá que ver. Si lo retrasan sería sospechoso. Como ya lo fue el informe del mes pasado.

Pero en eso no serían los priemros. La Administración Nixon era campeona manipulando los informes económicos de las agencias del gobierno. Esta administración continúa aquella tradición pero me temo que la supera en corrupción.

Pedrito de Andía dijo...

Me parece brillantísima tu referencia a la "marca Obama". Efectivamente, Obama es una marca comercial, como Coca-Cola o Cartier. Una marca tremendamente exitosa en su primera campaña.
Y también es cierto que Obama fue colocado por un grupo de gente influyente. No se trata de clubes secretos con mandiles (que también existen, claro), sino de negocios y de una visión del mundo. ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar? Yo creo que cancelar unas elecciones en EEUU es excesivo, no porque su moral se lo impida, sino porque sería contraproducente.

La manipulación de informes económicos es relativamente sencilla y muy efectiva. Yo creo que lo hacen todos. Y no digamos en España...

Half Nelson dijo...

Mal que nos pese, la democracia es así. O se convierte en partitocracia a la europea, o el líder es una marca que tiene detrás al verdadero poder.
Lo que quiero decir es que no es solo cosa de Obama. También, por ejemplo, se dijo hasta la saciedad en contextos progresistas que Bush era un títere de las grandes petroleras, farmacéuticas, etc.
No hay héroes, hay lobbys. Obama los suyos y Rommey otros. Votar supone escoger qué modelo político va con cada lobby, el resto lo veo romanticismo.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

“No me importa qué títere esté en el trono de Inglaterra para dirigir el Imperio Británico, donde nunca se pone el sol. El hombre que controla la oferta monetaria de Gran Bretaña controla el Imperio Británico, y yo controlo la oferta monetaria británica.”

Lo dijo en el siglo XIX un miembro de la familia que tiene a Obama, a la FED, a la UE y a las Naciones Unidas en propiedad y que forma a la élite gobernante de los países extranjeros a través de la beca Rhodes de Oxford. Hasta la pueertorriqueña esta que puso en el Tribunal Supremo es una operativa de esta gente.

Half Nelson dijo...

Si estoy de acuerdo, la cosa es que Rommey será también propiedad de otros. Y no lo digo como si todos fuesen iguales, pa eso está la democracia, para intentar, en cierto modo, elegir.

Anónimo dijo...

La encuesta de Pew da un empate frente a los cuatro puntos de ventaja de Romney a principios de Octubre. Y sí no lo he entendido mal ha encuestado más republicanos que demócratas. ¿ Raro no?

Yo sí creo que la tormenta beneficia a Obama en parte, le permite mostrarse como líder, desplegar aquellos aspectos que le favorecen (Empatía, preocupación por la gente, fortaleza) y aleja el foco de la campaña de la economía, que es lo que empuja a Romney.

César G.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Pew no ha encuestado a más republicanos que demócratas. Encuestó a más republicanos que demócratas a principios de octubre.