jueves, 16 de agosto de 2012

21 días para deshacerse de Joe Biden

Yo soy escéptico pero The Weekly Standard lleva un par de días dándole vueltas a la idea de que Obama está todavía a tiempo de sustituir a Biden, que anda metido en una nueva polémica por haber dicho que los republicanos quieren "volver a poner cadenas" a los negros.
Perhaps further fueling speculation that Barack Obama may replace Joe Biden on the Democratic presidential ticket with, say, Hillary Clinton, take a look at part of the president's schedule for today:

10:15AM        THE PRESIDENT and THE VICE PRESIDENT receive the Presidential Daily Briefing 
                        Oval Office
                        Closed Press 
10:45AM        THE PRESIDENT and THE VICE PRESIDENT meet with Secretary of State Clinton
                        Oval Office
                        Closed Press 
12:30PM         THE PRESIDENT and THE VICE PRESIDENT meet for lunch
                        Private Dining Room
                        Closed Press
 
Si queréis echarle un vistazo a la hipótesis, aquí.

2 comentarios:

Half Nelson dijo...

Buf, eso sí que nos mantendría entretenidos!

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Lo que veo difícil es que Hillary se preste a estas alturas a unir su destino político al de Obama. ¿Qué le aporta a Hillary, una mujer superpopular ahora mismo, la Vicepresidencia? Si Obama pierde, quedaría tocada, y si gana y le van mal las cosas en els egundo mandato, probablemente con un Congreso y un Senado aún más hostil, quedaría ligada a la Presidencia de Obama. Y si Obama es reelegido y le va bien, en cualqueir caso Biden no parece un rival demasiado peligroso para Hillary en las primarias de 2016. Parece más peligroso Cuomo como outsider.

La Vicepresidencia no le aporta nada a Hillary. Lo que le conviene es retirarse dos años, descansar, escribir un libro sobre sus viajes por el mundo como Secretaria de Estado, y preparar lo que queira preparar con total libertad.

Así que no creo que se dé el cambio. Tampoco por otro que nos ea Hillary. Sin Hillary el cambio tendría poco sentido porque lo que destacaría es que les ha entrado el pánico.