miércoles, 15 de agosto de 2012

El precio de ir en negativo


(Foto: Larry Downing / REUTERS)

Purple Strategies ha actualizado su encuesta de los estados competitivos. Coloca a Romney en cabeza en Virginia, Ohio y Florida, y a Obama en Colorado, en todos los casos con una gran igualdad. Pero eso es irrelevante. Lo más interesante es comprobar que ir en negativo le está saliendo caro al Presidente: sus números de favorabilidad personal, hasta ahora su principal baza, su tesoro más preciado, en esos estados que están sintiendo la campaña más de cerca se están pareciendo cada vez más al índice de aprobación de su gestión.

En Colorado, el 45% aprueba su gestión y el 48% lo desaprueba; el 46% tiene una opinión favorable de él, el 50% tiene una opinión desfavorable.

En Ohio, el 42% aprueba su gestión y el 52% lo desaprueba; el 45% tiene una opinión favorable de él, el 50% tiene una opinión desfavorable.

En Virginia, el 42% aprueba su gestión y el 52% lo desaprueba; el 46% tiene una opinión favorable de él, el 49% tiene una opinión desfavorable.

En Florida, el 42% aprueba su gestión y el 52% lo desaprueba; el 46% tiene una opinión favorable de él, el 49% tiene una opinión desfavorable.

Las opiniones sobre Romney son similares, pero ya lo eran antes.

La campaña negativa de Chicago funciona a la hora de evitar que Romney mejore en favorabilidad, pero a costa de minar la imagen de Obama. Un problema, si tenemos en cuenta que, después de todo, a Romney no le va a faltar dinero para introducir en primera persona su historia a los votantes.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estaba leyendoo ahora sobre la posibilidad de un ataque ísraelí a Irán antes de las elecciones. ¿ Qué impacto podría tener en la campaña? Desde luego sería lo suficientemente potente para sacar a la economía de la campaña en gran medida. Además Obama tiene mejor imagen que Romney en lo que a política exterior y seguridad nacional. Así que Obama en parte debe estar cruzando los dedos.

César G.

Anónimo dijo...

Anxton, ¿Por qué la mass media pasa por alto que el SOLO el 29% de los americanos siente que la economía va en buena dirección?

En mi óptica, Esa es una de las claves en la cual se basa la narrativa de campaña que Boston pretende implantar. Pareciera que Romney se apega al cliché que hiciera presidente a Clinton en su primera elección, mientras tanto la Chicago opta por instigar el miedo, algo que los democratas reprocharon en el 2004. Ironía política.

Alejandro.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Así es Alejandro.

La mass media está intentando fabricar una elección diferente, de acuerdo al guión de Obama. Si se limitaran a contar las cosas, Obama no tendría ya opciones.

César, no creo que ningún acontecimiento lejano desplace la economía del número uno de la lista de prioridades del votante medio. Solo un ataque terrorista en suelo americano.