viernes, 3 de agosto de 2012

Un delegado más


(Foto: Life)

Ronald Reagan como delegado de Barry Goldwater en la Convención Republicana de 1964. Era un delegado alterno, de esos que reemplazan al delegado titular cuando está ausente. También ejercía como co-presidente de la organización de base California Republicans for Goldwater.

Reagan era entonces un actor cincuentón venido a menos. Presentaba Death Valley Days, un espacio que se emitía en emisoras sindicadas y que proyectaba westerns, y trabajaba en el Kraft Suspense Theater, una serie de la NBC patrocinada por la marca de comidas Kraft en la que se representaban historias de suspense. De haber seguido en ese mundo, probablemente hubiera terminado sus días profesionales haciendo colaboraciones como estrella invitada en series del tipo de Vacaciones en el mar o de marido asesino en algún capítulo suelto de Colombo.

Su implicación en el movimiento pro-Goldwater en California le permitió establecer relaciones con las personas que después patrocinarían su candidatura a Gobernador. El vendedor de coches Holmes Tuttle y los petroleros Henry Salvatori y Cy Rubel vieron en él grandes cualidades y se ofrecieron a financiar la operación que lo llevaría de actor a político y que empezaría con el lanzamiento de su autobiografía "Where's the Rest of Me?" en 1965.