sábado, 6 de octubre de 2012

A veces es mejor no hacer preguntas


(Foto: Reuters)

Zeke Miller, de BuzzFeed, nos cuenta lo que le ocurrió a Obama cuando le preguntó al dueño de una pollería de Cleveland cómo iba el negocio:


El hombre estaba molesto porque debido a las restricciones impuestas por el Servicio Secreto por la visita del Presidente de EEUU a su negocio, no iba a poder vender pollos durante una hora.