miércoles, 3 de octubre de 2012

Obama busca la inspiración en Herbert Hoover


(Foto: Pete Souza/The White House)

Si Jesús estuvo 40 días con sus 40 noches en el desierto, donde fue tentado tres veces por el diablo, Obama no es menos y ha estado 72 horas en un hotel-balneario del desierto de Mojave buscando la fortaleza para enfrentarse al debate de esta noche. Y solo ha sucumbido a la tención una vez: ayer no pudo resistirse a visitar la espectacular Presa Hoover del Cañón Negro del río Colorado, en el límite entre Nevada y Arizona, una de las obras públicas federales más espectaculares de la historia de EEUU (con 221 metros de altura y 379 metros de largo, se necesitaron 28,000 trabajadores para levantarla) que lleva el nombre del trigésimo primer Presidente (ingeniero de minas de profesión) porque empezó a construirse bajo su administración.