miércoles, 1 de agosto de 2012

Un Gigante





Rodeado de agentes de policía y fotógrafos, el General Douglas MacArthur llega al International Amphitheatre de Chicago para dar el keynote address en la convención republicana de 1952. En la segunda foto, MacArthur es presentado en el escenario.

Su designación no fue consensuada. Fue una imposición de la mayoría de Taft en el Comité Nacional Republicano. A las fuerzas de Eisenhower no les hizo ninguna gracia porque veían en MacArthur un rival mucho más peligroso que Taft. Conocidas eran sus ambiciones políticas: ya había buscado la Presidencia en dos ocasiones, y en 1944 había recibido más votos populares que ningún otro candidato en las primarias republicanas, sin ni siquiera estar en el país.

El New York Times se encargó de alimentar nuevamente la especulación días antes de la convención, apuntando la posibilidad de que, con su discurso, MacArthur pudiera "capturar la imaginación de la convención, y los delegados, cansados de la pelea cabeza a cabeza entre el Senador Taft y el General Eisenhower, salgan en desbandada y nominen al General MacArthur."

MacArthur era un héroe de los sectores más conservadores del país y un leal partidario de la candidatura presidencial de Taft. El ex Presidente Herbert Hoover había llegado a aconsejar a Taft, que no tenía los delegados necesarios, que se retirase y promoviese a MacArthur para la Presidencia. Pero Taft optó por apurar al máximo sus opciones, pensando equivocadamente que Eisenhower no ganaría la nominación en la primera votación y que habría tiempo para pensar en otras alternativas en caso de ser necesarias.

Al final, el discurso de MacArthur se vio deslucido por la derrota de las fuerzas de Taft en la votación sobre la Enmienda al Fair Play que estableció qué delegados se sentarían en la convención y anticipó la victoria de Eisenhower. A MacArthur le tocó hablar inmediatamente después de la batalla por la enmienda, y el New York Times describió así su intervención: "el General MacArthur saltó anoche a la arena no como un hombre montado a caballo, como algunos esperaban y otros temían que hiciera, sino como un hombre en el bando perdedor."