lunes, 13 de agosto de 2012

Ya conocemos a los moderadores de los debates

Ya sabemos quiénes serán los encargados de contaminar los debates con su intervención:

PBS Jim Lehrer, first Pres debate, Oct 3 Denver...
CNN Candy Crowley, town hall, Oct 16, Hempstead NY...
CBS Bob Schieffer, third Pres debate, Oct. 22, Boca Raton...
ABC Martha Raddatz, VP debate, Oct 11, Danville KY...
Siguiendo la tradición, como cada cuatro años desde que tenemos uso de razón, todos los moderadores pertenecen a medios políticamente afiliados al Partido Demócrata.

Jim Lehrer y Bob Schieffer son veteranos. Curiosamente, los dos ascendieron en esto del periodismo gracias a los acontecimientos del 22 de noviembre de 1963, cuando Lehrer trabajaba en el Dallas Times-Herald y Schieffer en el Fort Worth Star-Telegram y llevó en su coche a la madre de Lee Harvey Oswald hasta el departamento de policía de Dallas.

Lehrer ha moderado ya once debates desde 1988. En 2000 moderó los tres que se hicieron. Tiene fama de aburrido y es lo más imparcial que se puede encontrar. No busca ser el protagonista.

Schieffer ha moderado dos debates (en 2004 y 2008). Es un soldado del Partido Demócrata. Ayer entrevistó a Romney y Ryan para 60 Minutes y volcó sus esfuerzos en que los candidatos aceptaran que es justo subir los impuestos a los ricos.

Puede que el nombre de Candy Crowley no os resulte familiar. Si os digo que es la ogra de los domingos en la CNN, seguro que la identificáis. Es una liberal moderada acostumbrada a cubrir a políticos republicanos durante muchos años. Fue corresponsal en la Casa Blanca de Reagan. Será la primera mujer moderadora desde la negra Carole Simpson en 1992.

Martha Raddatz, que moderará el debate vicepresidencial, es parte de Team Obama. Es famosa por una historia que circuló hace cuatro años. Raddatz cubrió el viaje de John Mccain a Iraq, en el que preguntó a 60 militares a quién apoyaban en las elecciones presidenciales: 54 dijeron a McCain, 4 a Obama y 2 a Hillary. Cuando ABC emitió el reportaje de Raddatz, solo mostró la opinión de cinco soldados, 3 para Obama y 2 para Hillary.