miércoles, 10 de octubre de 2012

En la capital de la hospitalidad sureña


(Foto: Ronald Reagan Library)

Suelta de globos al término de un mitin 100% blanco del Gobernador Ronald Reagan en el centro urbano de una racialmente polarizada Columbia, Carolina del Sur, el 10 de octubre de 1980. A la derecha del Gobernador vemos al Senador Strom Thurmond.

Aunque hoy parezca mentira, en 1980 Carolina del Sur era un estado indeciso. Reagan se lo llevó por solo un punto (49%-48%) o lo que es lo mismo, por 14,000 votos. Todavía era difícil encontrar por allí muchos republicanos registrados. Muchos blancos seguían votando demócrata por costumbre, como antes su padres y abuelos que les contaban cómo las tropas del General Sherman habían reducido su ciudad a cenizas.

Reagan cortejó a esos votantes satisfaciendo sus prejuicios raciales mediante mensajes codificados. Solía repetir una anécdota sobre una "mujer negra de Chicago," una "welfare queen" (una aprovechada de la asistencia social) que conducía un Cadillac, tenía 80 nombres, 30 direcciones, 12 tarjetas de la Seguridad Social, Medicaid y cupones para alimentos, y coleccionaba beneficios sociales para veteranos de guerra de cuatro inexistentes maridos falllecidos en combate. Sus ingresos anuales libres de impuestos superaban los 150,000 dólares.

El eficaz mensaje que se escondía detrás de ese tipo de historias contadas con humor era que los programas federales ayudaban a los negros a costa del trabajo duro de los contribuyentes blancos.