miércoles, 8 de febrero de 2012

Cualquiera menos...

En las primarias demócratas de 1976, cristalizó un esfuerzo que se llamó "Anybody But Carter" (Cualquiera Menos Carter). Fue la respuesta de los demócratas liberales al ascenso del outsider Carter, un baptista sureño demasiado moderado en temas sociales.

Iconos liberales del Capitolio como Mo Udall, Birch Bayh y Fred Davis habían fracasado en la primera fase de las primarias, y Jerry Brown y Frank Church saltaron al ruedo en primavera para intentar parar a un Carter que iba lanzado. Era imposible que amarrasen la nominación en las primarias, pero podían ganar delegados suficientes para forzar una convención abierta que nominara a un demócrata más auténtico, posiblemente Hubert Humphrey.

Y lo cierto es que derrotaron a Carter en la mayoría de primarias del mes de mayo, aunque la ventaja en delegados acumulada por el ex Gobernador de Georgia en los meses anteriores fue insuperable. Entraron demasiado tarde para negarle la nominación a Carter. Sin embargo, sí probaron que, de haberse puesto antes manos a la obra, habría sido posible.

Viendo el desarrollo de las primarias republicanas de este año, parece que también podría tomar cuerpo un esfuerzo conservador de "Cualquiera Menos..." para evitar la nominación del inevitable front-runner. Y, curiosamente, los abanderados de esta especie de reacción vuelven a ser dos candidatos a los que se les supone más poder para dividir el voto y negarle la nominación al front-runner, que para atar la nominación para sí mismos. Con la ventaja de que están apartando delegados desde el principio del proceso, y de que cada uno de ellos parece fuerte en una región específica de la Unión.

¿Serán Santorum y Gingrich el vehículo para la nominación de un dark horse? ¿O venderá Santorum su alma, y sus delegados, en el supuesto de que se llegara a un bloqueo, a cambio de ir de número dos de Romney?

Burton Ira Kaufman relata brevemente aquel esfuerzo del "Cualquiera Menos Carter" en 'The Carter Years':