sábado, 11 de febrero de 2012

PPP: ¿nuevo front-runner republicano?



Public Policy Polling:
Riding a wave of momentum from his trio of victories on Tuesday Rick Santorum has opened up a wide lead in PPP's newest national poll. He's at 38% to 23% for Mitt Romney, 17% for Newt Gingrich, and 13% for Ron Paul.

Part of the reason for Santorum's surge is his own high level of popularity. 64% of voters see him favorably to only 22% with a negative one. But the other, and maybe more important, reason is that Republicans are significantly souring on both Romney and Gingrich. Romney's favorability is barely above water at 44/43, representing a 23 point net decline from our December national poll when he was +24 (55/31). Gingrich has fallen even further. A 44% plurality of GOP voters now hold a negative opinion of him to only 42% with a positive one. That's a 34 point drop from 2 months ago when he was at +32 (60/28).

Santorum is now completely dominating with several key segments of the electorate, especially the most right leaning parts of the party. With those describing themselves as 'very conservative,' he's now winning a majority of voters at 53% to 20% for Gingrich and 15% for Romney. Santorum gets a majority with Tea Party voters as well at 51% to 24% for Gingrich and 12% for Romney. And with Evangelicals he falls just short of a majority with 45% to 21% for Gingrich and 18% for Romney.

It used to be that Gingrich was leading with all these groups and Romney was staying competitive enough with them to hold the overall lead. No more- a consensus conservative candidate finally seems to be emerging and it's Santorum.
The best thing Romney might have going for him right now is Gingrich's continued presence in the race. If Gingrich dropped out 58% of his supporters say they would move to Santorum, while 22% would go to Romney and 17% to Paul. Santorum gets to 50% in the Newt free field to 28% for Romney and 15% for Paul.

Of course if there's been one constant theme in this GOP race it's that once you get to the top you tend to start heading back down. Only 48% of voters say they're solidly committed to their current candidate choice, while 52% say they're open to changing their minds. Santorum's support isn't that solid and when Romney uses his superior resources to pulverize him, we could see this lead evaporate just as quickly as it was built up. But for now there's been a stunning reversal in the race and Santorum's your new leader.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha dejado de piedra la encuesta de PPP. Creo que Santorum comienza a ser tenido muy cuenta. Estaba claro que lo de Gingrich no podía ser pero lo de Santorum no pinta mal. Es de Pensilvania, catolico y con credenciales muy conservadoras. Alguien recuerda las elecciones de 2008 entre Hillary y Obama? Cuidado porque la historia podría comenzar a repetirse de nuevo.

Es de sobre conocida mi convicción de que Romney sería el mejor candidato pero nadie discutiría un ticket Santorum-Ryan o Santorum- Daniels.

La encuesta de Rasmussen le da prácticamente empatado en una elección general contra Obama.

S nos presenta un calendario apasionante. 28 de febrero Michigan y Arizona y el 6 de marzo el "SuperMartes"

Un abrazo para todos

Casto Martin

JH dijo...

Me ha sorprendido la fuerza que ha tomado Santorum. En pocos meses ha pasado de ser prácticamente un candidato anecdótico a tener posibilidades reales para la nominación y la presidencia.

Coincido en que Romney es un mejor candidato, sobre todo por el momento de problemas económicos que atravesamos, pero Santorum tampoco sería una mala opción si fuese un poco más prudente a la hora de hablar y menos populista en algunas de sus posiciones. Tiene una imagen de honestidad y es un conservador coherente. Quizás un perfil de éxito bastante americano, sin ser tan marcadamente económico como el de Romney. Por otra parte, creo que una de las bases de su éxito es haber respetado a los electorales. Supongo que a los votantes les gustará eso de que los candidatos hablen con ellos y muestren que les toman en serio. He dicho varias veces que sería un buen vicepresidente aprendiz.

Por otra parte, en el caso de que Santorum fuese nominado (cosa que parece cada vez más probable, y mira que tendría gracia) ¿quién podría ir en el ticket con él? Me imagino que no un conservador puro, sino un perfil más moderado, de equilibrio sensato. No sé si alguno de los que habeis citado últimamente de los que no han tomado partido todavía (Daniels, Bush hermano etc) podrían hacer un buen papel.

Anónimo dijo...

Vosotros estáis más metidos en la política USA y tenéis más visión. Desde Europa a menudo erramos, pero me atrevería a decir que Santorum no es un candidato tan sólido como ahora parece. Su nominación daría algo a Obama que quizá no tiene del todo: aglutinaría a los demócratas a tope. Luego, es demasiado radical en temas morales que ahora difícilmente serán el eje. Y luego, no es fácil que sea nominado alguien cuyo anterior combate político acabó en claro fracaso. Yo tengo dudas, en cambio quizá sea más factible que santorum y Gingrich, y Paul, consigan debilitar a Romney. Eso es otra cosa. pero es mi opinión.
Pep Martí

Gawyn dijo...

Si Santorum es el nominado, debería acompañarle en el ticket Christine O'Donnel. Puestos a convertir la campaña en un circo, no nos quedemos a medias.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Creo que se subestima a Santorum porque nos quedamos sólo con su derrota de 2006 que se produjo en el contexto de un referendum sobre la última etapa de la Presidencia de Bush.

Pero este hombre derrotó a una leyenda como Harris Wofford en Pennsylvania en 1994, y cuando empezó pocos apostaban que pudiera conseguirlo, y fue reelegido en 2000 el mismo día que Gore derrotó a Bush en Pennsylvania. Y en sus años en el Senado, accedió a puestos de liderazgo del grupo republicano. Así que no es ningún inútil, y se le supone capacidad, además de la voluntad que está demostrando en esta campaña.

Dicho esto, también se podría decir que como cartel electoral, es una especie de pequeña versión de Mike Huckabee, que hubiera sido un candidato más brillante.

Las dudas que me plantea Santorum son de dinero y organización, que le pueda pasar lod e McCain, llegar a la recta final de las elecciones con una gran desventaja de medios frente a Obama. Eso a Romney no le apsaría.

Luego está el tema de su lado un poco friki, eso de que sus hijos vayan todos vestidos igual, que llevase a su hijo muerto a presentarlo a sus hermanos, este tipo de cosas.

Y luego, la gran prueba, será ver si mantiene sus buenso números una vez que la atención se concentra en él y empiezan a cuestionarlo más.