miércoles, 1 de febrero de 2012

Romney gana potencia



La de ayer fue una gran victoria de Romney. Ganó entre los hombres (41%-36%) y entre las mujeres (52%-28%), entre blancos (45%-32%) y latinos (54%-29%), entre todas las rentas, entre universitarios y no universitarios, y en todas las franjas de edad. Incluso batió por 16 puntos a Ron Paul entre los menores de 30 años.

La mitad de su ventaja estatal la consiguió en los condados clave: se llevó Hillsborough (Tampa) por 20 puntos, Miami-Dade (Miami) por 35 puntos, Pinellas (St. Petersburg) por 25 puntos, Palm Beach (West Palm Beach) por 26 puntos, Broward (Fort Lauderdale) por 20 puntos, y Orange (Orlando) por 15 puntos. ¿Y el supuesto mayor entusiasmo por Gingrich? ¿Os acordáis de la multitud de más de 4,000 personas que atrajo el ex Speaker en un mitin en Naples? Pues no se reflejó en las urnas. Romney ganó el condado de Collier (Naples) por 31 puntos.

El escenario que se abre a partir de hoy parece ideal para Romney porque la victoria le permite pivotar hacia una campaña que se concentre totalmente en Obama, tiene más dinero que Newt, aparecerá en las papeletas en todos los estados (Newt no logró inscribirse en Missouri y Virginia), y ninguna campaña rival iguala su operación para movilizar votantes (ha reclutado a 380 oficiales electos en los estados que votarán en febrero; ya tiene staffers en Nevada, Colorado y Arizona, y su equipo de New Hampshire se ha instalado en Maine). Sus asesores rebajan las expectativas porque temen que en los caucuses algún candidato con menos electorado pueda dar la sorpresa, y advierten especialmente sobre Santorum, aunque puede ser una artimaña para menospreciar a Gingrich.

Para Gingrich fue una mala noche. Quedó apeado de la ola de entusiasmo a la que se había subido en Carolina del Sur. Ni siquiera estuvo afortunado en su predicción de que la suma de sus votos y los de Santorum superaría a Romney. Pero hay todavía dos argumentos que lo mantienen vivo: el Tea Party demostró que no tiene un favorito claro, dividiéndose casi en partes iguales entre Romney y Gingrich; y el Sur Profundo sigue prefiriendo a Gingrich sobre Romney. El ex Speaker obtuvo sus mejores resultados en los condados poco poblados del norte y el Panhandle, lo que indica que probablemente ganaría en estados como Georgia, Alabama y Mississippi. Pero ninguno de ellos vota hasta marzo.

Gingrich tendrá que encontrar el modo de sobrevivir a un febrero muy desfavorable. En un espacio de semana y media, habrá un caucus importante por ser el primero del Oeste (Nevada), tres caucuses de perfil más bajo (Maine, Colorado y Minnesota), y un straw poll sin delegados (Missouri). Y a finales de mes dos grandes primarias en Michigan, estado natal de Romney, y Arizona. Ningún estado del Deep South. Pocas oportunidades para tomar impulso.

Y lo más peligroso serán los 17 días (dos semanas y media) de parón entre el 11 y el 28 de febrero. Si te gastas el dinero en los caucuses con escaso resultado y afrontas ese parón sin momentum, será muy difícil que en esas dos semanas y media recaudes lo que necesitas para competir con garantías en Arizona, Michigan y el SuperMartes del 6 de marzo. Esto puede representar un grave problema para Gingrich y Santorum; no tanto para Ron Paul porque sus donaciones no dependen tanto del momentum.

4 comentarios:

JH dijo...

El 54% del voto latino es mucho. Romney y Gingrich se lo estaban disputando y al final el primero casi ha doblado en porcentaje al segundo. Y 35 puntos de ventaja en la medio-cubana Miami es también bastante. Creo que los hispanos han demostrado cual es su candidato en Florida.

eusko libertarian dijo...

y en Missouri que ha ocurrido?
Es un straw poll y luego habra primarias mas adelante? o solo hay straw poll sin delegados por ese estado

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Es una primaria en la que no se decidirá el reparto de delegados. Eso se hará más tarde en un caucus, no sé si en abril o mayo, o por ahí.

Así que la primaria de la semana que viene será simbólica.

eusko libertarian dijo...

ok