domingo, 5 de febrero de 2012

Romney se consolida; Gingrich planifica a largo plazo



Romney jugaba en casa. Un 26% de los participantes en el caucus de Nevada fueron mormones, según los sondeos a pie de urna, y Romney se llevó el voto de más del 90% de ellos. Eso es como jugar una partida con ventaja de salida. Pero no por ello su victoria es menos impresionante porque, según los mismos sondeos a pie de urna, Romney superó a Gingrich por 8 puntos (40%-32%) entre los protestantes, por 21 puntos entre los que se declararon cristianos renacidos, y por más de 30 puntos entre los católicos. Ganó el 69% del voto suburbano, el 51% del urbano, y el 44% del rural, muy lejos de cualquier perseguidor.

Los datos indican que el electorado del caucus de Nevada fue más conservador que el de Florida, y a la par que el de Iowa. 4 de cada 5 participantes se declararon conservadores, y 3 de cada 4 dijeron que simpatizaban en mayor o menor medida con el Tea Party. Romney derrotó a Gingrich por 9 puntos (39%-30%) entre el 42% que aseguró que apoyaba con fuerza al Tea Party. El ex Gobernador de Massachusetts fue el más votado incluso en algunos de los condados más rurales y conservadores: de los 17 condados, Romney ganó en 13, Ron paul ganó en 2, y Gingrich sólo en 1. Falta el condado de Clark (Las Vegas) que se supone que es un bastión de Romney.

Los resultados obligan a Gingrich a reiniciar su campaña si quiere continuar. Sus movimientos de las últimas horas sugieren cambios en su campaña. En los últimos dos días ha dedicado menos tiempo a los mítines y entrevistas, y más a recaudar fondos y mantener reuniones con sus asesores. Es posible que en esas reuniones hayan acordado que el candidato recupere un enfoque más positivo, más orientado hacia los asuntos, a contrastar planes de empleo y política fiscal.

Su intervención de anoche y su itinerario para los próximos días dejan algunas pistas sobre su estrategia. El lunes visitará Colorado y Minnesota, lo normal. Pero el martes y miércoles estará en Ohio, el estado más grande de los que votarán el SuperMartes. La visita a Ohio es toda una declaración de intenciones. Es la prueba de que no piensa abandonar a corto plazo. Hay dos fechas señaladas en su calendario: el 22 de febrero, día del próximo debate televisado en Arizona; y el 6 de marzo, el SuperMartes, en el que espera ganar en el Sur y ser competitivo en el Medio Oeste.