lunes, 9 de julio de 2012

Rob Portman y la importancia del condado de Hamilton (Cincy)

WVXU Radio Cincinnati:

Ohio’s economy will no doubt play a major role – the major role – in how Ohioans decide between Romney and Obama this fall.
And the perception of that economy might look quite different depending on where you live.
If you are in southeast Ohio’s Pike County, with the highest unemployment rate at 12.6 percent, it might look very bleak. If you are in western Ohio’s Mercer County, it might look a lot better, with a state low of 4.2 percent unemployment.
Either way, Ohio will play a crucial role in this election.
Kyle Kondik, a northeast Ohio native who is a political analyst at the University of Virginia’s Center for Politics, wrote an analysis of Ohio’s political map this week that shows that while Ohio’s influence in presidential elections may fade in the future “it looms large in 2012.”
For Obama, Kondik said, northeast Ohio – where the highest concentration of Democrats is – is the key. Nearly six of 10 of Obama’s 2008 votes came from northeast Ohio’s 20 counties in 2008.
“A friend and fellow northeast Ohio native sometimes suggests that the old Western Reserve – a part of northeast Ohio that once was part of Connecticut- should just break away from Ohio and form a new state,’’ Kondik wrote. “That would probably be just fine for northeast Ohioans – and also for Republicans in the rest of the state, because northeast Ohio is the region that allows Democrats to sometimes win presidential elections in the Buckeye State.”
Mack Mariani, an assistant professor of political science at Xavier University, said he tends to doubt that Obama will be able to gin up the kind of enthusiasm he did in those Democratic strongholds four years ago.
“This is not 2008,’’ Mariani said. “You can’t expect President Obama to work up the kind of numbers he did four years ago, when there was real excitement surrounding his candidacy.”
The winning coalition that Obama put together in 2008 included the three big counties that dominate the political map of Ohio – Cuyahoga, Franklin and Hamilton, Kondik said. Those three counties made up 29 percent of the vote; and Obama took 62 percent.
He won by 258,542 votes in Cuyahoga County and 116,223 in Franklin County. Obama’s margin was only 29,537 in Hamilton County.
Hamilton County is the “swingy population center of the otherwise bedrock Republican southwest” and is the key county to watch on election night, Kondik wrote.
“If Obama holds it,” Kondik said, “he’s in a good position to win.”
If Romney turns to Rob Portman, Ohio’s junior senator and a Cincinnati favorite, as his running mate, that may be a very difficult task to pull off – no matter what argument Obama makes on the pocketbook issues Ohioans care about most.
Os cuento. Ohio ha sido históricamente un estado complicado para los demócratas. Con el 51% del voto, Obama se convirtió en 2008 en el primer demócrata desde Lyndon Johnson en superar la barrera del 50% en Ohio (Clinton podía decir, "gracias Ross Perot"). Y para superar el 50%, necesitó mejorar los porcentajes de John Kerry en 77 de los 88 condados, mientras McCain empeoraba los porcentajes de Bush en 82 condados, es decir, en casi todo el estado.

La clave para Obama fue una movilización sin precedentes en Cleveland y Columbus, pero su mayor proeza fue llevarse el condado de Hamilton (Cincinnati) por unos 30,000 votos, convirtiéndose en el primer demócrata en 44 años (otra vez desde Lyndon Johnson) que ganaba ese condado. Algo que ocurre una vez en una generación. Cuatro años antes, George W. Bush había ganado Ohio gracias a una victoria de 5 puntos en el condado de Hamilton (después de un rally masivo en el estadio de los Cincinnati Reds de béisbol dos días antes de la elección), y a victorias de más de 30 puntos en los tres condados que rodean a Hamilton y que contienen suburbios de Cincinnati: Butler, Warren y Clermont (en Clermont llegó a superar a Kerry en 41 puntos, 70%-21%). Obama lógicamente perdió esos tres ultraconservadores suburbios de Cincy, pero lo hizo entre 5 y 10 puntos mejor que Kerry.

De Cincinnati y sus suburbios han salido cinco Presidentes republicanos: William Henry Harrison, Ulysses Grant, Rutherford Hayes, Benjamin Harrison y William Howard Taft (si sumamos a Garfield, McKinley y Harding, que no eran de Cincy, Ohio ha dado ocho Presidentes, todos republicanos... bueno, uno whig, en realidad). Ninguna otra ciudad del país puede presumir de algo así. La ciudad ha ganado 22 premios anuales a la responsabilidad fiscal por sus políticas presupuestarias. En su área metropolitana es donde el GOP ha de empezar a reconstruir cualquier esperanza de devolver Ohio a su realidad anterior a 2008.

Y el caso es que Rob Portman es de Cincinnati, un producto de su colegio de abogados, fábrica de Presidentes. En su elección para el Senado en 2010 se llevó el condado de Hamilton por 20 puntos. Una elección presidencial es otra historia, pero su base electoral está ahí, en ese punto tan especial que une Medio Oeste, Sur y Este a través del río Ohio. ¿Podrá Romney resistir la tentación de (casi) meter Ohio en su saco este verano con una sola decisión?

PostData: de regalo, os dejo un rally de Reagan en Cincinnati en 1984. El tío se llevó el condado de Hamilton por cerca de 30 puntos. Eso ya es pasarse.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesantísimo. Como siempre. Antxon, preguntas especulativas: ¿si pone a Portman en el ticket, las posibilidades son mucho mayores de ganar que si no lo hace? ¿El factor Portman es muy decisivo? Aun así, ¿Obama podría ganar ahí o lo ves ya descartado? En ese caso, ¿cómo podría cambiar la campaña?
Pep M.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Claro que Obama puede ganar allí. En Ohio será una elección igualada en cualquier caso porque las últimas tres elecciones confirmaron que el electorado del estado está tan polarizado como el electorado nacional.

No sé hasta qué punto puede ser decisivo Portman en Ohio, lo que sí parece evidente es que peude serlo en la zona de Cincinnati, y eso es un comienzo para empezar a ganar Ohio.

La clave de la victoria de Bush en Ohio en 2004 estuvo en la gran movilización de votantes que se registró en esa zona de Cincinnati, que de las tres áreas más pobladas del estado, es la más republicana.

Si Romney quiere ganar Ohio, necesita ser muy fuerte en esa zona, como punto de partida, a partir de ahí, mejorar a McCain en otras zonas, y si se ve ayudado por una caída en la participación en las áreas más demócratas, pues mejor.

Portman por sí solo no le va a dar Ohio. Pero con Portman, lógicamente, parte de una mejor posición que sin él.

Dicho esto, puede ganar o perder Ohio con Portman o sin Portman.

Ohio es un estado imprescindible porque es, para entendernos, uno de los "estados de Bush". Romney necesita ganar Indiana, Carolina del Norte y Florida (que, puedo equivocarme, creo que a día de hoy los tiene ganados), luego Ohio y Virginia, que creo que todavía están completamente abiertos para los dos candidatos, y luego necesitaría ganar un estado más, cualqueir otro. Los más fáciles, Iowa y Colorado, que tienen más republicanos registrados que demócratas registrados, y esa es una ventaja en una elección igualada. Sobre Colorado lee esto antes de mirar cualquier encuesta veraniega.

Existirían otras vías para Romney, como ganar Wisconsin mas un pequeño estado perdiendo Virginia y tal, pero al final lo tradicional es lo que funciona mejor.