domingo, 1 de julio de 2012

"Somos águilas en vuelo"

En este blog somos salinistas convencidos y saludamos hoy el regreso del PRI a Los Pinos.

11 comentarios:

Pedrito de Andía dijo...

Jaja, no conocía esa vertiente tuya. Yo soy un cristero. Por consiguiente, soy radicalmente anti-PRI y creo firmemente, como el padre Pro o el padre Montoyita, que el PRI es el Anticristo hecho partido.
http://youtu.be/H6k39qKvKdg
Felizmente, en cuestiones de política estadounidense coincidimos más.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

En realidad no soy priísta en su significado clásico, por eso no me he declarado "priísta" sino "salinista". Yo no creo en el PRI de Elias Calles, de Lázaro Cárdenas o de Luis Echeverría. La única verdad en la que creo es en Carlos Salinas de Gortari. Y sabes que él técnicamente puso las bases que terminarían con la hegemonia del viejo PRI, el de la reforma agraria, el del anticlericalismo, el de las técnicas de patronaje, el de los todopoderosos maestros de escuela y los instructores del estado, el de las obsoletas herramientas de control social, el de las despensas, el de los dinosaurios.

Salinas empezó a desplazar a la vieja guardia y a sustituirla por una nueva generación, mejor preparada, con estudios de posgrado en universidades de EEUU. Modernizó el país, impulsó reformas económicas y también políticas que permitieron por primera vez victorias de partidos de la oposición en elecciones locales. Sustituyó el rancio latinoamericanismo por una política exterior más pragmática de alianzas bilaterales. E incluso se atrevió a montar su propio aparato político al margen del PRI: el Programa Nacional de Solidaridad (PRONASOL) no fue más que un intento para crear una maquinaria política (o un instrumento de control social) al margen de la estructura del PRI, probablemente con la idea de refundar el partido o de crear uno nuevo. Y no tengo duda de que los acontecimientos del último año de su Presidencia, cuando iba a la historia como el mejor Presidente de México, fueron un golpe de la vieja guardia (con vínculos con el narcotráfico) para desacreditar su legado y al Grupo Compacto.

Seguro cometió errores, pero es el Presidente que verdaderamente hizo la diferencia, modernizó el país y combatió los tópicos. Ni el infausto Zedillo, ni Fox, ni Calderón. Salinas fue técnciamente el primer presidente no priísta, y tuvo el valor de hacerlo desde dentro.

A Salinas lo considero el individuo más brillante al que he podido observar en esto de la política en el último cuarto de siglo. Sin duda cometió errores, sobre todo en la forma de ejercer su poder. Pero fue un adelantado, un hombre que tuvo más ambición y visión que la sociedad y la clase política sobre la que le tocó gobernar.

Si no me equivoco, Peña Nieto será el primer Presidente salido directamente del Grupo Atlacomulco y no parece tener muchas luces, y esto me preocupa un poco. Pero confío en que dará continuidad al liberalismo social y el proyecto político salinista porque parece básicamente un pragmático sin ideología.

Pedrito de Andía dijo...

Sí, es cierto que Salinas fue algo parecido a un Gorbachov a la mexicana. Pero Gorbachov no dejaba de ser un comunista, heredero de las atrocidades de Lenin y Stalin, y Salinas cargaba en su mochila con el pasado más oscuro de Calles, que utilizó los postes de telégrafos para colgar ristras de católicos. Es verdad que el balance de su gobierno es positivo, hasta donde sé (no soy un experto en historia mexicana reciente). También coincidimos en que Zedillo fue infausto, pero yo sí valoro, y mucho, a Vicente Fox (que, curiosamente, ha apoyado públicamente al PRI en estas elecciones).
Sobre Peña Nieto sé poco, aunque no parece un prodigio del intelecto. Para muestra, el ridículo que hizo cuando le preguntaron por los tres libros que más le habían marcado: http://youtu.be/prfTN-pMcAE

En fin, le daré un tiempo prudencial, pero es leer PRI y me salen sarpullidos, y me apetece cantar a voz en grito el "Tú reinarás" de los cristeros. Las propias siglas son un contrasentido: ¿cómo se puede ser, a la vez, revolucionario e institucional? Lo dicho, ¡viva México lindo y querido! ¡Y viva la bola cristera!

Anónimo dijo...

Yo tb flipo con el salinismo de Antxon, pero en fin, hay que admitir que sus opiniones (casi siempre discrepo) tienen su base. Los catalanes republicanos (y todos los que nos sentimos identificados con los que perdieron la guerra)somos cardenistas. Calles y Cárdenas no eran exactamente lo mismo. Calles era un fanático con ribetes fascistizantes. Sobre Atlacomulco, bueno, uno de sus referentes ideológicos históricos fue Isidro Fabela, si no erro, un personaje fundamental, gran intelectual. Claro, de ese grupo surgió también Hank y gente sucia. Veremos. Salinas fue el prime rpresdiente, creo, que perdió realmente unas elecciones. Antes, había fraude mayúsculo, pero nunca el PRI perdió realmente unos comicios. En esa ocasión, sí. No creo que Salinas fuera no-PRI, y además tiene precedentes parecidos (caso de Miguel Alamán, gente de matiz empresarial y desideologizados). Pero vamos, este es un debate largo.
Pep Martí

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

A Fox le tengo mucho respeto. Me pareció el Presidente más transparente. Aunque no creo que tuviera madera de Presidente, como sí lo tenía Salinas, que era menos transparente pero también menos ingenuo y mucho más dotado. Salinas era un Presidente para 20 años.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Salinas no perdió las elecciones, Pep. Conozco a una persona que estuvo aquella noche en toda la movida del conteo del voto. Se maquillaron los resultados por miedo a que perdiera, pero me asegrua que no cree que realmente perdiera. Símplemente logró una victoria más ajustada de lo que esperaban, y por miedo pararon ele scrutinio.

Muchas veces los gobernantes que acceden al poder rodeados de dudas sobre su legitimidad o sobre su capacidad de maniobra, terminan siendo los más resolutivos. Además ya fue la materia gris detrás del gobierno de de la Madrid. Y su idea era que Colosio le devolviera la Presidencia en 2000. Es un personaje único. Por mucho que la propaganda zedillista echara por tierra su reputación.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Los cardenistas ahora tenéis al PRD con sus trailers de despensas, la fiesta populista, el milagrismo, los malos negocios para los contribuyentes, el odio al extranjero.

Anónimo dijo...

Temo que el populismo en el peor sentido es un elemento común a izquierda, centro y derecha latinoamericana. También en México. La "caída" de datos a manos de Bartlett quedó sentenciada. Se esperaba ya una elección ajustada. Para campaña sucia, la que le hicieron a López Obrador en favor de Calderón sus amigos de la Faes. Obrador a mi no me va, pero doce años de foxismo, aznarismo o lo que sea han quedado en evidencia. ¿Quién és Peña Nieto? Ni se sabe. Amigos míos en México (de estos cardenistas) trabajan en su campaña, pero también se ha dicho que tiene vínculos con Salinas, tb se ha hecho fotos con Zedilo. Yo creo que ni él sabe lo que es.
Pep M.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Yo tampoco lo tengo claro. Los hankistas dicen que simpatiza con ellos, y los hankistas fueron los que impusieron a Zedillo después del asesinato de Colosio. Los detractores habituales del PRI lo vinculan a Salinas, que sin embagro fue traicionado por el Grupo Atlacomulco, y hoy Peña Nieto ha votado en Atlacomulco.

Esa ambigüedad es precisamente lo que le ha permitido generar aceptación en el partido. A lo mejor no es tan tonto como parece.

Yo confío en que la verdadera fuerza que hay detrás de él sean Córdoba Montoya "el francés", Pedro Aspe y Santiago Levy, que en estos años utilziaron al PAN como vehículo para asegurar la continuidad del proyecto salinista y ahora han encontrado una figura de consenso en Peña Nieto con la ayuda inestimable de Televisa. Esto encajaría con la idea de que el foxismo facilitó el triunfo de peña Nieto en als eleccioens a Gobernador del estado de México en 2005, a cambio de que el PRI facilitase el triunfo de Calderón en las presidenciales de 2006.

Anónimo dijo...

La política mexicana es un laberinto para mi inaccesible. Sí que hay un dato curioso: a diferencia del 2000 o el 2006, Peña ha sido entronizado en el PRI. Ha pactado con grupos internos rivales antes. Por tanto, dudo que sea alguien con una etiqueta muy evidente. En torno a él pululan salinistas, pero él no paró hasta conseguir una foto con apoyo de Zedillo.
En otro sentido, tu adimiración a Salinas... Salinas es parte del peor PRI (para mi, eh). Y aquí sí que se entrevé influencia salinista: en la obsesión de Peña para cambiar la ley y que el partido mayoritario tenga un Congreso anulado. Ninguna reforma seria proviene en América latina de un ejecutivo sin frenos.
Pep M.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Bueno Zedillo técnicamente fue un salinista. Su gobierno incluso más tecnocrático que el de Salinas, y vendió los ferrocarriles y las comunicaciones. Pero nunca asumió las responsabilidad de sus errores, y pretendió ganar estatura atacando a Salinas y manipulando todos los hechos. Fue un personaje muy siniestro.

Los demonios andan sueltos.