lunes, 23 de enero de 2012

Romney alerta sobre una "sorpresa de octubre" si Gingrich es nominado



El Gobernador Romney, esta mañana en Tampa: "Creo que es apropiado que la gente sepa si va a haber una 'sorpresa de octubre'*. Y en el caso del Speaker, tiene algunos antecedentes que podrían representar una 'sorpresa de octubre'... Decir que Newt Gingrich es un lobbyista es un hecho. Él señala que no entra dentro de la estrecha definición de lobbyista que pudiera tener en mente. Pero si trabajas para una compañía, que te paga a través de una de tus muchas entidades, y luego hablas con los congresistas para que ayuden a esa compañía, eso es hacer lobby. Si camina como un pato y grazna como un pato, es un pato."

*Se conoce como 'sorpresa de octubre' a un evento o información que ve la luz en los últimos días de campaña y amenaza con influir en los resultados electorales.

4 comentarios:

Paco dijo...

El problema de Romney puede ser que Gingrich haga suya la estrategia propia de las artes marciales, que use la fuerza del contario en su contra.
Veremos como se defienden en el debate de hoy. Esta primaria va a ser de las más divertidas.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Falta más de una semana. Puede pasar cualqueir cosa. Basta con recordar cómo estaba cada uno dos días después de New Hampshire y 8 antes de SC.

Anónimo dijo...

Harold Wilson decía eso precisamente: una semana es un largo plazo en política. Pero Romney hablando de sorpresas de octubre... es dar muy hecho que gingrich puede llegar a octubre. Está demasiado nervioso. Por otro lado, a mi ya no me extrañaría que Romney sea también víctima de sorpresas de octubre. Demasiados negocios dan mucho juego.
Pep martí

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Pero Romney lleva 5 años de preparación + 4 inmediatamente anteriores en un cargo público. Es razonable pensar que debiera tenerlo todo más que atado.

Gingrich lleva 13 años como ciudadano privado, no decidió presentarse hasta el año pasado, y su campaña es ahora cuando empieza a abordar las responsabilidades de un front-runner.

Así que lo que hace Romney es utilizar ese miedo, esa inseguridad que puede existir entre muchos votantes pragmáticos acerca de la fragilidad de la operación electoral de Gingrich.